Despliega el menú
Economía

SINDICATOS

Movilizaciones contra la reforma laboral

CC. OO. y UGT llaman a sumarse a la manifestación de mañana, anticipo de la huelga general del 29.

Cientos de personas participaron ayer tarde en Huesca en la manifestación contra los recortes salariales a los funcionarios.
La huelga deja un sabor amargo a los sindicatos por el 'pinchazo' en Educación y en Sanidad
ARCHIVO

Decir "no" a la reforma laboral aprobada por el Gobierno la semana pasada y que significa, según los sindicatos, echar por tierra la mejora de las condiciones laborales conseguida a lo largo de muchos años de negociación colectiva, es el objetivo de la cadena de movilizaciones convocada por UGT y CC. OO. que empieza mañana con una gran manifestación a las 20.00 en las tres capitales aragonesas - desde la plaza San Miguel en Zaragoza, la plaza de Navarra en Huesca, y la plaza de la Catedral en Teruel-, así como en todas las capitales españolas, y que desembocará en la huelga general del 29 de septiembre.

El verano estará también cuajado de miles de reuniones informativas en centros de trabajo y polígonos industriales, así como asambleas de delegados. Algunas de ellas, en julio, contarán con la participación de los líderes de UGT y CC. OO., Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, tal y como adelantaron los responsables de ambas formaciones en Aragón. Además, apuntaron, se recogerán un millón de firmas para tratar de revocar un decreto ley que constituye una agresión muy lesiva para los trabajadores, y el 9 de septiembre habrá también una concentración en Madrid.

"No estamos respondiendo de manera precipitada ni gratuita sino dura y contundente contra un Gobierno que ha claudicado a las exigencias de los mercados financieros y ha dimitido de su responsabilidad para con los trabajadores", afirmó Julián Lóriz, secretario general de UGT Aragón, que llamó a la movilización masiva de todos para evitar un brutal recorte de los derechos laborales. "Con la reforma aprobada, el empresario podrá cambiar el convenio cuando él quiera. Solo con avisar quince días antes, podrá reducir la jornada o el salario unilateral y discrecionalmente. A todos los trabajadores, sean de Opel, Balay, la industria química, las pymes o los medios de comunicación les afecta. También a los parados porque el Gobierno ha dejado vía libre a las ETT y agencias privadas de colocación que podrán hacer negocio con los parados".

Para Lóriz, la reforma laboral, lejos de fomentar la contratación, lo que va a favorecer es el despido y que se de carta legal a lo que hasta ahora era una fraude como ir renovando los contratos temporales, en muchos casos injustificadamente, hasta tres años. "Con esta reforma, el Gobierno lo que ha hecho es hacerles el trabajo sucio a los empresarios", denunció Julián Buey, secretario general de CC. OO. en Aragón, que justificó la participación de los sindicatos en la negociación de esta reforma porque pensaban que podía resolver un problema insostenible del mercado laboral español que es la dualidad entre el trabajo estable, que tiene la mitad de los españoles, y el temporal, que padece la otra mitad. Sin embargo, añadió, "al cabo de unos meses los empresarios perdieron interés en el diálogo porque sabían que el Gobierno tenía en cartera una reforma con una entidad que bajo ningún concepto iban a lograr en la negociación".

Contestar a la agresión

A su juicio, es falso que esta reforma ayude a convertir los temporales en indefinidos. Más bien ejerce el efecto contrario, y es que para el 50% de trabajadores que tienen un contrato estable, fija unas causas de despido lo suficientemente ambiguas como para que los despidos improcedente puedan ser objetivos y así rebajarles la indemnización. "Es un ataque brutal a la estabilidad en el empleo", criticó, a la vez que llamó a toda la ciudadanía a participar en la manifestación de mañana para evitar que "se carguen la negociación colectiva" y puedan saltarse condiciones que los trabajadores creían seguras".

Los responsables de CC. OO. y UGT en Aragón coincidieron en que las agresiones a los derechos de los trabajadores "son tan sumamente graves e inútiles" que reclaman una respuesta contundente: "El Gobierno tiene que saber que no consigue engañar a los trabajadores. Es importante que todos nos movilicemos para echar atrás esta reforma que le hace el trabajo sucio a los empresarios".

Dudas sobre la respuesta

Al preguntarles si temían que esta manifestación pudiera tener una respuesta tan discreta como la que tuvo la huelga de los funcionarios el 8 de junio, Julián Buey reconoció que "no tuvo la incidencia que la gravedad de la situación requería", pero que "el seguimiento fue importante" y se mostró convencido de que la manifestación y la huelga general contra la reforma laboral serán un éxito. Por su parte, Julián Lóriz recordó que "todas las huelgas generales, a las que hemos recurrido en cinco ocasiones en 30 años de democracia, han tenido éxito. Por ejemplo, en la que se hizo contra Felipe González se consiguió la retirada del plan de empleo juvenil". Además, insistió en que los sindicatos "hemos de alertar los trabajadores" porque la reforma laboral es solo el principio de una serie de amenazas como la reforma de la negociación colectiva, de las prestaciones por desempleo o de las pensiones.

Etiquetas