Despliega el menú
Economía

HACIENDA

Hacienda asegura que no hay "perdón" o "trato de favor" en las cuentas de Suiza

La Agencia Tributaria rechaza las acusaciones de los inspectores sobre el supuesto trato de favor a 3.000 grandes fortunas españolas.

La Agencia Tributaria (AEAT) aseguró ayer que los requerimientos efectuados a residentes españoles con cuentas en Suiza no son "un perdón o un trato de favor" a determinados contribuyentes, ni tampoco "una simple invitación a declarar".

En un comunicado, el organismo adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda desarrolló en siete puntos su réplica a la distintas valoraciones suscitadas por la noticia a lo largo del día, especialmente aquellas procedentes de colectivos como los técnicos de Hacienda (Gestha) o los inspectores de Hacienda, que calificaron el procedimiento seguido de "trato de favor" a los propietarios de las cuentas. "Se están comentando estas actuaciones con mucha ligereza por parte de distintas asociaciones, pues desconocen lógicamente el detalle y contenido de la investigación por el carácter reservado de la misma", indicó la AEAT.

Y es que, según aseguró el organismo dirigido por Juan Manuel López Carbajo, "nada más lejos de un perdón o un trato de favor a determinados contribuyentes". "Muy al contrario, este tipo de actuación es un ejemplo más del esfuerzo que la Agencia Tributaria está haciendo en la lucha contra el fraude más complejo y difícil de investigar, como el ligado a inversiones en países o territorios con opacidad fiscal y que está en línea con el nuevo escenario internacional", añaden. Así pues, el requerimiento de la AEAT "no es una simple invitación a declarar", sino un requerimiento formal con acuse de recibo que puede comportar la aplicación de sanciones.

Sin segunda oportunidad

Horas antes, Gestha denunciaba en un comunicado que los pequeños contribuyentes carecen de una segunda oportunidad para regularizar sus obligaciones, por lo que consideró "inconcebible" que la entidad responsable de encabezar la lucha contra el fraude ofrezca al defraudador la oportunidad de saldar "voluntariamente" sus cuentas con el fisco y ahorrarse así las sanciones y el delito fiscal. Además, vio "paradójico" que esta "condescendencia fiscal" se produzca en un momento de recortes sociales y de aumentos de algunos impuestos como el IRPF o el IVA, cuando sería deseable una actitud "más firme" por parte de la Agencia Tributaria hacia las grandes fortunas evasoras de impuestos.

Según Gestha, los pequeños contribuyentes vuelven a ser los grandes perjudicados de las directrices de la Agencia Tributaria, puesto que no son avisados previamente de "posibles equívocos" en su declaración de Renta.

Por su parte, los inspectores de IHE argumentaron que la Agencia Tributaria, en lugar de haber iniciado inspecciones de estos contribuyentes o, en su caso, haber puesto en conocimiento de la autoridad judicial los presuntos delitos fiscales cometidos, ha "requerido" a estos contribuyentes para que presenten declaraciones complementarias. Con ello, explican, evitan su responsabilidad penal e incluso las sanciones administrativas, sustituyéndose todo ello por un recargo que no excede del 20% de las cuantías presuntamente defraudadas. "Estas actuaciones suponen un escandaloso privilegio para unas personas que presuntamente han incumplido gravemente sus obligaciones fiscales", añadieron.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, confirmó que los titulares de unas 3.000 cuentas bancarias en Suiza ya recibieron los requerimientos correspondientes de Hacienda para ponerse al día. En declaraciones a TVE, Salgado explicó que estas personas tienen que "ponerse en orden" con Hacienda y cumplir las sanciones y los recargos correspondientes. "Y tienen que saber que la lucha contra el fraude es cada vez más intensa", añadió. Aún así, aseguró que la cuantía de las cuentas "seguramente" no coincida con las informaciones que salieron en prensa, que apuntan a más 6.000 millones ocultos a la Hacienda Pública.

Etiquetas