Economía
Suscríbete por 1€

OPEL

GM no garantiza a Figueruelas los porcentajes de producción acordados con Magna

La firma plantea llevarse toda la fabricación del Corsa tres puertas a Eisenach y dejar para Zaragoza el cinco puertas

Imagen de la factoría alemana de Eisenach.
GM no garantiza a Figueruelas los porcentajes de producción acordados con Magna
REUTERS

Junto con los 900 despidos que GM mantiene para Figueruelas, la compañía plantea también llevarse toda la fabricación del Corsa tres puertas a la planta alemana de Eisenach y dejar para Zaragoza el cinco puertas, el Meriva y el Combo, convirtiendo así en papel mojado el acuerdo alcanzado con Magna de garantizar un reparto de la producción de toda la plataforma del coche pequeño del 70% y 30% hasta 2013 entre Eisenach y Figueruelas, un porcentaje que a partir de ese año, con la nueva generación del Corsa, pasaría a ser del 72% y el 28%, respectivamente.

 

Pedro Bona, único representante de Zaragoza en el comité reducido de GM, explicó que fue el vicepresidente de Manufacturas de la compañía, Reinald Hoben, quien propuso de nuevo, como en el plan inicial de Magna, repartir los modelos entre ambas plantas y no la producción: "Le dije que si no se había leído el acuerdo firmado con Magna y él me contestó que no podía garantizar volumen y que lo mejor era repartir el Corsa, pero insistí en que así no se beneficiarían ni los alemanes ni nosotros, porque con el tres puertas ellos puede que no lleguen al 30% de producción, y nosotros tampoco tenemos garantías sin él alcanzar el 70%, ya que puede que no haya reemplazo para el Combo o que el cinco puertas se venda peor". Por eso, Bona insistió en que no se negociará nada con GM si no se garantizan esos porcentajes ya pactados con Magna.

 

No solo Figueruelas levantó la voz en el comité reducido de GM celebrado este miércoles, sino que también se quejaron los representantes de los trabajadores de Rüsselsheim (Alemania) que no piensan aceptar que los 800 despidos que Magna iba a aplicar en Ellesmere Port, planta inglesa con la que comparten el Astra y que no se ve afectada por el ajuste, se los carguen a ellos. También Bélgica protestó por su futuro "incierto" que contempla el cierre y conminó a GM a cumplir el acuerdo alcanzado con la compañía en abril de 2008 por el que la planta de Amberes se comprometía a renunciar en 2009 a la plataforma Delta -la que fabrica el Astra- a cambio de producir unas 90.000 unidades de un pequeño todoterreno, que ahora, desde la dirección , dicen que está en estudio.

Mucha indefinición en el plan

Según Pedro Bona, en la reunión se puso de manifiesto que quedan todavía muchos cabos por atar: "Nick Reilly tuvo que salir, después de la intervención de Hoben, a decir que todavía no había nada definitivo, que había que revisar el plan e iniciar una nueva ronda de visitas a algunas plantas para acabar de definir el plan industrial y de reestructuración. En este sentido, es probable que la próxima semana haya una nueva visita de los responsables de GM a Figueruelas para poder empezar una negociación con los sindicatos que la dirección pretendía haber abierto ya esta semana.

Advertencia del comité

"Cuando vengan, les diremos que no vamos a permitir que se muevan los términos del acuerdo con Magna a la baja", recordó el presidente del comité de empresa, Juan Arcéiz. En su opinión, la "reunión del miércoles fue precipitada, obedeció a las presiones ejercidas por el comité europeo y se ha demostrado que GM no estaba preparado para ese encuentro, que lo que tienen que hacer es terminar el plan industrial y presentarlo en condiciones". Aunque la compañía quería alcanzar el acuerdo en quince días, Arcéiz consideró que será "muy difícil hacerlo en ese plazo". También José María Fernando, representante de CC. OO, consideró que GM está siendo "muy optimista" al pretender alcanzar un acuerdo con los empleados en un plazo de dos semanas, pues existe el "escollo" del plan de ahorro. Según Bona, la dirección de GM reconoció que por sacar adelante un plan de ahorro de 265 millones en Europa a los trabajadores habría que incluirles en el plan de beneficios que se espera haya en 2012, con un porcentaje que podría ser del 5% o del 15%, pero no lo concretó. Eso sí, dijo que el pago al sacrificio sería en beneficios y no con un porcentaje en las acciones como había establecido Magna.

 

A juicio de Rafael Díaz, de Acumagme, "al haber presentado GM un plan incompleto, el acuerdo con los sindicatos se retrasará por lo menos hasta final de diciembre". Para Ángel Arbonés, de USO, la situación en GM "es cada vez más surrealista porque ahora nos han presentado unos datos que al parecer no tienen validez. Eso sí, del acuerdo con Magna no nos vamos a mover".

 

Para Santiago Arcos, de CGT, de momento, "hay que cogerlo todo con pinzas porque GM ha dicho que no es definitivo" y aseguró sentirse muy preocupado porque si ya el acuerdo pactado con Magna era malo, "este va a ser igual o peor, ya que están planteando llevarse el Corsa tres puertas íntegro a Eisenach, lo que implicaría eliminar el turno de noche por completo, ya que si pretenden mantener la capacidad de Figueruelas y dejarle solo el cinco puertas, el nuevo Meriva y el Combo, está claro que no hay trabajo para los tres turnos". De cualquier forma, añadió, habrá que esperar a conocer el plan definitivo.

Etiquetas