Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AUTOMOCIÓN

GM España perdió 124 millones de euros en 2009, 91 menos que el año anterior

La firma espera alcanzar el equilibrio financiero en 2011 y a partir de ahí, generar beneficios.

Las pérdidas van remitiendo de año en año en General Motors España, que cerró 2009 con un saldo negativo de 124 millones de euros, una cifra que supone casi la mitad de los 215 millones de euros que perdió en 2008, en concreto 91 millones menos. También las ventas en estos dos últimos años han seguido un camino descendente, pasando de una facturación de 4.259 millones de euros en 2009 a los 5.047 de 2008 o los 6.550 de 2007, según recoge el informe de las cuentas de 2009 de General Motors España al que ha tenido accieso este diario.

GM España reconoce en su informe de cuentas que "la crisis ha impactado negativamente en la cifra de negocios que se ha reducido en 787 millones de euros, lo que significa una disminución de alrededor del 16% respecto a 2008, año en que ya se dio una reducción del 23% respecto a 2007". Igualmente, el "efecto se ha hecho notar en el volumen de producción que ha pasado de las 423.00 unidades de 2008 a las 339.000 de 2009". Además, añade la compañía, junto al descenso en la cifra de negocios, "la competencia feroz en precio ejercida por todas las marcas se ha traducido en un resultado negativo del ejercicio que supera los 124 millones".

"Era lo que se esperaba", comentó Juan Arcéiz, presidente del comité de empresa de GM España. "Con una producción tan baja como la del año pasado y todavía con todo el personal dentro de la factoría, se registraron pérdidas, pero casi la mitad que en 2008 y eso que aquel año hubo bastante más producción". A su juicio, los ERE temporales para 600 trabajadores -de noviembre de 2009 a marzo de 2010- que se aplicaron el pasado ejercicio ya se han dejado sentir en las cuentas anuales de 2009, pero el verdadero efecto se notará en los resultados de este año debido a que la reestructuración, acordada en marzo entre dirección y sindicatos, ya estará aplicándose.

Según Arcéiz, "con un volumen previsto en torno a las 400.000 unidades o algo más y con la reducción de personal pactada de 900 empleos, tenemos ya una empresa ajustada y además disponemos de flexibilidad", con lo que posiblemente el año que viene sea el del "break even" -sin pérdidas ni ganancias- un objetivo que se ha marcado el consejero delegado de GM Europa, Nick Reilly, y también el presidente de GM España, Antonio Cobo, que espera que en 2011, aunque no haya beneficios, al menos "no registrar pérdidas y al año siguiente obtener beneficios".

Distintos sindicatos del comité de empresa de Figueruelas coincidieron en que estos datos señalan una tendencia positiva y es que "se empieza a salir del agujero: con la previsión de trabajo que hay y el recorte de empleos, lo más probable es que al año que viene no haya pérdidas, aunque de momento las seguimos teniendo". De ahí que la reestructuración constituya para General Motors Europa la piedra angular sobre la que se asienta su plan de viabilidad. De hecho, en las cuentas anuales de 2009 presentadas por GM España se subraya que "dentro de las directrices marcadas por el grupo, el plan de reestructuración pretende adaptar la capacidad a la demanda prevista en los próximos años, con el consiguiente ahorro de costes". Además de los efectos de la reestructuración, GM España confía en que "el nuevo Meriva, conjuntamente con el actual Corsa y la adecuación de la capacidad productiva, sean las principales herramientas del plan de viabilidad que permitan obtener el equilibrio financiero en 2011 y generar beneficios en los años siguientes".

Por otra parte, en el calendario de Figueruelas se han fijado dos nuevos sábados de recuperación -13 y 20 de noviembre- que se suman al 23 de octubre ya señalado.

Etiquetas