Despliega el menú
Economía

CRISIS

Empeoran las expectativas sobre el futuro económico

La confianza de los consumidores españoles retrocedió en diciembre seis décimas, hasta situarse en 74,7 puntos.

Los españoles perciben algunas mejoras en la economía, pero no tantas como para creer en la recuperación anunciada por algunos políticos y organismos internacionales. En diciembre aumentó el pesimismo sobre el futuro inmediato y el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO) cayó seis décimas, hasta los 74,7 puntos. 2009 acabó con una mejora en el indicador parcial que mide el estado de ánimo ante la situación actual, contrarrestada por una caída mucho mayor de las expectativas para los seis meses venideros.

El ICC, uno de los termómetros de que dispone la administración para pulsar la opinión de la calle sobre la evolución de la economía, es uno de los indicadores a los que se han aferrado en los últimos meses el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta económica, Elena Salgado, para sostener que lo peor ha pasado y que la salida de la crisis está cerca. Está basado en una encuesta a 1.000 ciudadanos y se calcula a partir de dos indicadores parciales: uno de situación actual, que en diciembre escaló 1,4 puntos, hasta los 46,5; y otro de expectativas, que cayó 2,4 puntos (hasta los 102,8) por la sospecha de miles de personas de que la situación del país y de sus hogares puede empeorar.

A pesar de los descensos, los 74,7 puntos registrados en diciembre por el indicador general evidencian que el estado de opinión ha mejorado respecto de hace un año. En diciembre de 2008, cuando la tormenta de las finanzas globales empapaba ya a todos los sectores de la economía real, la confianza de los españoles en el futuro inmediato del país y en el suyo propio había caído hasta los 48,9 puntos. El nivel actual es similar al registrado en el otoño de 2007, cuando estalló la crisis financiera.

El ICO explica la subida de 1,4 puntos de diciembre en el indicador de situación actual «por la mejor opinión de los encuestados» respecto de tres aspectos: la evolución reciente de la economía del país, que mejora 0,2 puntos; la situación de sus hogares, que crece 1,3 puntos, y el empleo, que aumenta 2,9 puntos.

Sin embargo, el análisis de los datos acumulados del cuarto trimestre evidencia un descenso de 2,2 puntos respecto del tercero en la opinión sobre el estado actual de la economía.

En el caso del indicador de expectativas, el descenso de 2,8 puntos se debe a los retrocesos de las perspectivas sobre la economía nacional (5,2 puntos) y doméstica (3,6 puntos). Mejoran ligeramente (0,5 puntos) las del empleo, pese a que continúa la destrucción de puestos de trabajo. En la media del cuarto trimestre, el indicador parcial de expectativas también disminuye respecto del tercero, en este caso medio punto.

Lectura positiva

El ICO prefirió leer estos datos en positivo y destacó que el nivel de expectativas alcanzado es el más alto en cinco años al cierre de un ejercicio. Su conclusión es que estamos ante una «estabilización» de la confianza. «Tras un tercer trimestre en el que los consumidores quizá sobredimensionaron la rapidez e intensidad de la recuperación, los últimos movimientos del indicador parecen consolidarlo en niveles compatibles con una paulatina y moderada mejoría del consumo privado en el último trimestre de 2009 y los primeros meses de 2010», explicó este organismo.

En diciembre los consumidores mostraron unas perspectivas de inflación mayores que en noviembre, a la vez que moderaron sus expectativas acerca de una subida de tipos de interés. Asimismo, se mostraron más pesimistas sobre sus posibilidades de ahorro y de consumo de bienes duraderos para el próximo año. Puede parecer paradójico, pero la confianza mejoró en las provincias donde el producto interior bruto (PIB) per cápita es menor (inferior al 84% de la media) y descendió en las más ricas (con un PIB per cápita entre el 84% y el 116% o mayor).

Los datos del ICO sobre confianza chocan con los publicados el pasado jueves por la Comisión Europea, cuyo Indicador de Sentimiento Económico (ISE) reflejó una mejora de 1,2 puntos en la confianza de los españoles. Un repunte inferior al del conjunto de la UE (4,1 puntos) y de la zona euro (2,5 puntos) y también menor que los registrados en las otras grandes economías del continente: Reino Unido (8,2 puntos), Francia (4,1 puntos), Italia (2,9 puntos) y Alemania (1,9 puntos). Bruselas confirmó este viernes que España lideró el paro en Europa también en noviembre, con una tasa del 19,4% que casi dobla el 10% de la eurozona.

Etiquetas