Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CRISIS EN EEUU

El plan de rescate financiero de Bush sale adelante con el apoyo de republicanos y demócratas

Obama y McCain apoyan el acuerdo del Congreso para impulsar la iniciativa que supondrá una inversión de 480.000 millones euros

El plan de rescate financiero propuesto por el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, logró este domingo un acuerdo entre el Partido Demócrata y el Republicano para sacarlo adelante, y aprobar con el apoyo del Congreso la inyección de 700.000 millones de dólares (unos 480.000 millones euros) al sistema financiero estadounidense. Los congresistas de ambos partidos llegaron a un acuerdo después de horas de negociación, a falta únicamente de poner negro sobre blanco todo lo pactado. Los dos candidatos a la Casa Blanca, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain, mostraron su total apoyo al plan de rescate.

La Administración Bush articuló un plan de rescate para la economía estadounidense con el objetivo de hacer frente a la crisis económica más grave a la que se ha enfrentado el país desde la Gran Depresión de los años 30. El Tesoro norteamericano, en colaboración con la Reserva Federal pretende inyectar hasta 700.000 millones de dólares para la compra a los bancos de activos contaminados por las hipotecas basura, y poder mantenerlos fuera de sus cuentas hasta que la economía se recupere.

A pesar de las diferencias iniciales, finalmente demócratas y republicanos llegaron a un acuerdo sobre este plan, que fue negociado durante horas en la Cámara de Representantes y que supondrá la inversión de unos 700.000 millones de dólares (casi 480.000 millones de euros) del Tesoro de Estados Unidos para comprar a los bancos deuda de mala calidad vinculada al mercado hipotecario.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, aseguró que este paso supone "un gran progreso hacia el acuerdo" definitivo. Además, consideró que con este resultado pueden apreciarse "los esfuerzos de los dos partidos para estabilizar" los mercados financieros y proteger la economía norteamericana.

Los negociadores demócratas lograron, como pretendían, introducir modificaciones en el plan, a cambio de conceder su apoyo. Uno de los objetivos logrados fue la limitación a las indemnizaciones de los ejecutivos de las empresas que se están viendo afectadas por la crisis. Además, se consigue con las exigencias de los demócratas que la Administración vea, en parte, recortada su libertad para manejar el dinero que pretende inyectar al sistema financiero.

El objetivo principal es lograr tener aprobado definitivamente el texto el lunes, de tal forma que se pueda relajar la situación en las Bolsas, una vez que éstas conozcan la aprobación del plan. Con esto, los negociadores creen que podría evitarse un desplome bursátil para esta semana en el parqué estadounidense.

Respaldo de los candidatos

El candidato demócrata, Barack Obama, mostró su apoyo al acuerdo alcanzado porque logrará poner fin a "un triste período" de la historia del país, al mismo tiempo que "abraza los principios" defendidos por él mismo durante su reciente visita a Washington para estudiar el marco del plan de rescate, que contempla la inyección de 700.000 millones de dólares en la economía estadounidense. "Sin embargo, sigo esperando revisar el lenguaje de esta legislación", puntualizó.

Por su parte, también John McCain mostró su intención de apoyar el plan acordado, puesto que para solucionar los problemas que atraviesa el sistema financiero estadounidense pasan por "tragar" y "salir adelante" con la propuesta bipartidista auspiciada por la Casa Blanca.

Etiquetas