Economía
Suscríbete por 1€

EL FUTURO DE OPEL

El plan de General Motors para Europa podría contemplar el cierre de una planta

El actual responsable de las operaciones del consorcio automovilístico General Motors en Europa, Nick Reilly, afirmó que el plan de reestructuración que está diseñando para Opel podría contemplar el cierre de una planta de producción.

"Esto podría conllevar el cierre de una planta. Todavía no hemos decidido el cien por cien", añadió el máximo responsable de la corporación automovilística en el continente europeo.

El sustituto de Carl-Peter Forster al frente de General Motors en Europa confirmó que este plan de reorganización de sus operaciones en dicho continente podría contemplar el recorte de entre 9.000 y 10.000 puestos de trabajo.

Al mismo tiempo, Reilly explicó que su compañía podría estar barajando la posibilidad de reducir entre un 20% y un 25% su producción en el viejo continente, como parte de un plan que tendrá un coste de 3.300 millones de euros.

Reilly afirmó que los detalles sobre las localizaciones en las que se producirán los recortes de empleo se conocerán más adelante y no aclaró qué proporción de la financiación necesaria para llevar a cabo este plan asumirá la empresa y qué parte provendrá de préstamos públicos.

Reilly se reunirá el próximo jueves, a las 10.15 horas, con la Comisión Permanente del Comité de Empresa de la planta automovilística de Figueruelas.

El director de Personal, Pedro Escudero, remitió ayer la convocatoria por correo electrónico al presidente del Comité de Empresa, José Juan Arceiz, quien ha tenido conocimiento de la cita, ya que ayer era día de paro técnico y la planta estaba cerrada.

Según ha explicado Arceiz, en la reunión participará el director de Personal de Figueruelas y los ocho miembros de la Comisión Permanente del Comité de Empresa: el presidente y vicesecretaria y los secretarios generales de las secciones sindicales, además del propio Reilly y Reinald Hoben, hasta ahora director de Adam Opel.

Para Arceiz, se trata de una "buena señal" que en su primera visita a España el nuevo presidente de GME quiera reunirse con los representantes de los trabajadores.

El presidente del Comité de Empresa dice que será una reunión de trámite en la que no creen que se vaya a negociar nada, si no que servirá para explicar cómo "están las cosas".

No obstante, Arceiz reconoce que "tal y como han ido los acontecimientos no se pueden hacer predicciones", en alusión a la frustrada venta del 55 por ciento de las acciones de General Motors al fabricante automovilístico austríaco-canadiense Magna después de haber negociado, incluso, en nuevo plan industrial.

Etiquetas