Despliega el menú
Economía

ALEMANIA PRETENDE AHORRAR 80.000 MILLONES

Alemania anuncia un severo ajuste para "asegurar" su futuro

El gabinete alemán ejecutará estrictas medidas de ajuste que permitan reducir el actual desfase presupuestario de las finanzas públicas germanas a un ritmo anual de 10.000 millones hasta 2014.

La canciller alemana junto al Vicepresidente alemán y ministro de Exteriores
Merkel anuncia el plan de ajuste más severo desde la Segunda Guerra Mundial
AFP PHOTO

La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado un drástico plan de austeridad que contempla medidas de ajuste presupuestario, como la reducción de 10.000 funcionarios y una bajada de sueldo del 2,5% al resto de empleados públicos, así como otras para elevar los ingresos mediante nuevos impuestos a la banca y a la energía nuclear, que pretenden reducir el déficit germano en 80.000 millones de euros hasta 2014, lo que representa el mayor programa de ahorro del país desde la Segunda Guerra Mundial.

Tras las discusiones mantenidas por el Ejecutivo en los dos últimos días para dar forma al plan de ajuste, la canciller alemana anunció ante los medios de comunicación un paquete de medidas encaminadas a "garantizar el futuro de Alemania", que hace un especial hincapié en el lado del gasto, puesto que "no se puede gastar más de lo que se tiene".

De este modo, el programa de austeridad pretende reducir el déficit en 11.200 millones el año que viene, así como en 17.100 millones y en 25.700 millones en 2012 y 2013, respectivamente, mientras que el recorte previsto para 2014 ascendería a 32.400 millones, según los cálculos del vicepresidente alemán, Guido Westerwelle, quien admitió en la misma rueda de prensa que "se ha vivido por encima de las posibilidades".

Reducción de 10.000 funcionarios

El Gobierno reducirá el déficit mediante la reducción de unos 10.000 funcionarios, así como una bajada salarial del 2,5% de media al resto de empleados públicos, mientras que desde el lado de los ingresos el Ejecutivo de Angela Merkel impondrá un impuesto a la banca, así como a las centrales nucleares.

En este sentido, el Gobierno plantea dotar de mayor flexibilidad a la oficina federal de empleo a la hora de desembolsar fondos al transformar los beneficios por desempleo, actualmente garantizados por ley, en pagos sujetos a evaluación. Este cambio, que los funcionarios calculan permitiría ahorrar 2.000 millones en el primer año de aplicación, iría de la mano de otros recortes en subsidios como los destinados a estimular la natalidad.

Asimismo, el Gobierno también ha solicitado al Ministerio de Defensa la elaboración de un plan para reducir en 40.000 efectivos el número de soldados profesionales del Ejército, frente a los 190.000 actuales.

Entre las medidas principales, el Ejecutivo alemán planea congelar la paga extraordinaria de Navidad para los funcionarios públicos en 2011, lo que permitirá reducir un 2,5% los salarios de los empleados públicos, así como el recorte de 10.000 funcionarios hasta 2014, de una plantilla actual de 450.000 empleados públicos.

Impuestos

Desde la perspectiva de los ingresos, el plan contempla introducir desde 2012 un impuesto a los bancos, con el ánimo de recuperar parte de los costes asociados al rescate del sector financiero. De este modo, el Gobierno de Angela Merkel, mantiene su idea de aplicar algún tipo de tasa a los bancos ya sea con el respaldo internacional del G-20 o por su propia cuenta.

Además, el Ejecutivo espera recaudar unos 2.300 millones de euros a través de un nuevo impuesto a la industria nuclear, prácticamente el doble de lo previsto inicialmente en los planes del Gobierno para financiar las energías renovables.

El Ejecutivo tiene intenciones de poner fin a las exenciones fiscales a los carburantes en relación con la reducción de emisiones.

Etiquetas