Despliega el menú
Economía
Suscríbete

NUEVA ENMIENDA

El Gobierno media en la guerra abierta entre fabricantes y concesionarios

Sebastián dice que la nueva normativa que permite la devolución de los coches es «mala para todos» y subirá los precios.

La Ley de Economía Sostenible, y en concreto una enmienda a la norma que cambia la relación entre fabricantes de coches y concesionarios, ha despertado la guerra en el sector de la automoción. Tanto, que el propio ministro de Industria, Turismo y Comercio, ha tenido que convocar de urgencia a todos los interesados, comunidades autónomas incluidas, para tratar de reconducir la situación.

Sebastián aseguró ayer que «la enmienda es mala para todos». «Al final, los fabricantes buscarán sus propios canales de distribución al margen de los concesionarios», afirmó. A su juicio, y en contra de lo que asegura la patronal de los concesionarios (Faconauto), el nuevo escenario podría conducir a un encarecimiento de los coches.

El ministro tratará de «reconducir» una situación que ha sorprendido a propios y extraños después de que los grupos nacionalistas en las Cortes impulsaran la enmienda y ésta recibiera el sí de todo el Parlamento a excepción del PSOE. Sebastián no dudó en tachar de «irresponsable» la actitud de Convergencia i Unió y Partido Popular, cuyo apoyo a la norma ha levantado ampollas en la patronal de los fabricantes de coches (Anfac).

Las marcas han amenazado con desinvertir en España, donde el Ejecutivo se ha empleado en los últimos años en garantizarles una seguridad jurídica que ahora queda en entredicho. El argumento de Faconauto (desmentido también por Anafc) es que los coches se abaratarán en unos 400 ó 500 euros al no tener los concesionarios que financiar su 'stock'.

«Los concesionarios ya no tendremos que comprar más coches de los que vendemos», explicó Romero Haupold, presidente de Faconauto. La nueva norma evitará que se cometan abusos, ya que, hasta el momento los concesionarios tenían que construir «auténticas catedrales», con fuertes inversiones, que se arriesgaban a perder totalmente en caso de resolución del contrato, añadió.

Los fabricantes aseguran que la nueva norma obligará a los fabricantes a afrontar nuevas y elevadas provisiones por indemnizaciones y devolución de 'stock', por importe de miles de millones de euros, lo que provocará un aumento de los precios.

Reuniones por comunidades

Hoy está previsto que Sebastián se reuna con responsables de las comunidades que tienen plantas automovilísticas -entre ellas Aragón-, para ya mañana miércoles reunirse con Anfac y Faconauto. En estos encuentros, que se producirán por separado y que han sido convocados con carácter de urgencia, tendrá que lidiar el Gobierno con los intereses de ambas partes.

Etiquetas