Despliega el menú
Economía

OPEL

El Gobierno aragonés concede 5,89 millones a GM para el nuevo Meriva

Larraz dice que el modelo depende aún de que la firma consiga 200 de los 300 millones necesarios para la inversión

El Gobierno de Aragón ha concedido a General Motors España una subvención de 5,89 millones de euros para la producción de la segunda generación del Meriva, respaldo acordado en Consejo de Gobierno el pasado día 18 con el objetivo de que no se retrase el lanzamiento del modelo, según indicó ayer a este diario el consejero de Economía, Alberto Larraz. Minutos después de llegar a Zaragoza tras participar en una reunión convocada en Santiago de Compostela por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, para abordar los problemas del sector de la automoción en todo el país, Larraz aseguró que es posible evitar el retraso del inicio de la producción del Meriva y que este se materialice en el primer cuatrimestre de 2010.

El consejero aragonés de Economía precisó que la aportación de la DGA a GM a la segunda generación del Meriva -que se repartirá en tres años- constituye una parte muy pequeña del total de la inversión que la compañía necesita y que, como consecuencia de los problemas de liquidez por los que atraviesa la multinacional, apuntan a un retraso en los planes iniciales de fabricación. Un retraso, en concreto de ocho meses (de enero a septiembre), que ya ha sido comunicado a firmas proveedoras de Figueruelas. Los casi 6 millones de euros anunciados ayer por la DGA forman parte de los primeros 100 millones de euros que GM España necesita para el lanzamiento del nuevo Meriva. Otros 200 millones, hasta llegar al total de 300 millones que requiere la salida de la segunda edición del pequeño monovolumen, son los que la empresa no tiene garantizados. Un dinero que la compañía, con dificultades económicas que hacen hablar en Detroit de bancarrota, tiene difícil conseguir.

Larraz, en todo caso, se mostró optimista ante la posibilidad de que el modelo no se retrase -"nos han dicho que es posible", insistió- y destacó la importancia de que el Meriva que actualmente se está produciendo dé paso al nuevo cuanto antes, "porque eso ayudará a la compañía a recuperar mercado.".

El ahorro de costes

Juan Arcéiz, presidente del comité de empresa de GM España, confirmó el dato de las inversiones necesarias para el nuevo Meriva y dijo que el ahorro de costes del que ahora están hablando en GM Europa ayudaría también a la compañía a no retrasar el lanzamiento del nuevo Meriva.

Cuando se confirmó que la segunda generación del pequeño monovolumen de Opel se montaría en Zaragoza y no en Gliwice (Polonia), en febrero de 2008, los directivos de GM anunciaron que para el modelo se destinaría una inversión inicial de 160 millones de euros, cantidad que se utilizaría solo en adecuar las instalaciones de Figueruelas a la producción del vehículo y a la que habría que añadir, apuntó ese día el entonces presidente de la filial española de GM, Antonio Pérez Bayona, lo necesario para el desarrollo del producto y para el utillaje de componentes.

La industria de la automoción, según informó ayer la DGA, ocupa en la actualidad a un total de 20.000 trabajadores en Aragón, casi 7.900 de ellos en la planta de GM en Figueruelas. Las mismas fuentes apuntaron que la presencia en otras regiones de factorías importantes tiene también implicaciones en otras empresas aragonesas, ya que prestan servicios auxiliares de transporte, mantenimiento, vigilancia o incluso fabricación de piezas (como ACE o Valeo Térmico).

Etiquetas