Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LA VENTA DE OPEL

El Gobierno de Aragón acudirá a la manifestación para mostrar su apoyo total a los trabajadores

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha asegurado que su Gobierno mostrará un apoyo "total" a los trabajadores de la planta de General Motors (GM) en Figueruelas acudiendo a la manifestación convocada mañana en la capital aragonesa, en protesta por el plan de compra de Magna.

Así lo ha indicado Iglesias en su intervención durante la segunda jornada del Debate sobre el Estado de la Comunidad, en referencia a la situación de GM, cuestión a la que también se han referido los portavoces de los tres grupos de la oposición: Eloy Suárez (PP), Nieves Ibeas (CHA) y Adolfo Barrena (IU).

Iglesias ha dicho que habrá que esperar a ver las condiciones de compra de Magna, y por ello ha pedido "prudencia" y no "reacciones como una estampida", pero ha reconocido sentirse "indignado" porque nadie les informa de nada sobre las condiciones de compra de la compañía automovilística por parte de Magna.

Ha asegurado que defenderán con uñas y dientes la factoría mas productiva del Grupo y que exigirán a la Unión Europea  el cumplimiento de la normativa vigente relativa al apoyo de empresas por parte de los gobiernos.

El jefe del Ejecutivo ha querido agradecer, especialmente, el trabajo realizado por los departamentos de Economía e Industria, cuyos titulares, Alberto Larraz y Arturo Aliaga, han hecho decenas de miles de kilómetros en los últimos meses para estar donde se estaba produciendo la negociación.

No ha estado de acuerdo con esta afirmación Eloy Suárez, quien precisamente ha acusado a Iglesias de no participar en la negociación del futuro de esta compañía automovilística y de esperar "que se obrara el milagro de que 10.000 familias mantuvieran su puesto de trabajo".

Por ello, le ha exigido "coraje, empuje, valor, iniciativa, firmeza y liderazgo" después de un año "de ausencias, de titubeos y de traspiés", y que "asuma sus responsabilidades" en una cuestión para la que Iglesias "ha sido incapaz de definir una sola línea de actuación seria", ha dicho.

Le ha preguntado, además, dónde estaba él y el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, "mientras el futuro de Figueruelas pendía de un hilo", y ha lamentado que al ministro de Industria, Miguel Sebastián, sólo se le haya visto en una foto en la factoría zaragozana durante "la campaña electoral de las elecciones europeas" y no negociando su futuro.

En este mismo sentido se ha pronunciado Nieves Ibeas, quien ha lamentado que "en esta batalla" los dirigentes políticos no hayan estado a la altura de las circunstancias y que ahora, cuando casi no hay margen de maniobra, Iglesias recomiende "estarse quietos y no protestar. Es su receta para todo".

No obstante, ha recogido el guante de la colaboración y ha asegurado que apoyará al Gobierno en esta cuestión, pero a cambio de que "si se produce una perdida de empleo o de producción" en la planta de Figueruelas "usted (Iglesias) se va a casa al día siguiente", ha dicho.

En su opinión, Figueruelas no es una "derrota industrial" sino "una derrota política", ya que los gobiernos central y autonómico "han estado ocupados en otras cosas" mientras los trabajadores de la planta zaragozana "son víctimas de la incapacidad y del abandono".

Por su parte, el portavoz de IU, Adolfo Barrena, ha asegurado que él también estará en la manifestación del sábado, pero al igual que ha estado en las manifestaciones convocadas "por los comités de empresa de todas y cada una de las empresas aragonesas que sufren expedientes de regulación de empleo, que cierran y despiden" a trabajadores.

Sobre la estrategia desarrollada por el Ejecutivo autonómico para afrontar este asunto, Barrena ha considerado que Iglesias se ha equivocado, pero lo que es "más grave" es que se ha equivocado el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y ha apostado por ir a Bruselas, "movilizar a todos los países que tienen plantas", aprovechar la presidencia española e "imponer el interés general".

No obstante, ha lamentado que Aragón siga dependiendo de Opel y ha considerado que se debe a que no se han hecho los deberes de la diversificación industrial. "Es necesario modificar la estrategia", ha sentenciado.

Etiquetas