Despliega el menú
Economía
Suscríbete

MACROECONOMÍA

El Estado registra hasta julio un déficit de casi 10.000 millones

Se trata del segundo déficit que registran las cuentas del Estado, que en junio incurrieron en su primer saldo negativo desde el mismo mes de 2005. El Ministerio de Economía y Hacienda señala que es la consecuencia de la desaceleración económica, principalmente en el sector inmobiliario.

La fuerte desaceleración de la economía española se refleja en las cuentas del Estado que en julio, por segundo mes consecutivo, registraron un déficit de 9.965 millones de euros, el 0,89% del PIB, debido, principalmente, a la crisis del sector inmobiliario. Se trata del segundo déficit que registran las cuentas del Estado, que en junio incurrieron en su primer saldo negativo desde el mismo mes de 2005.

La crisis no está afectando de la misma manera a las cuentas de la Seguridad Social que, según datos del Ministerio de Trabajo, en los siete primeros meses del año registraron un superávit de 12.918,56 millones de euros, el 0,64% más que en el mismo periodo de 2007.

Por el contrario, según los datos difundidos por el Ministerio de Economía y Hacienda, el déficit acumulado por el Estado hasta julio es resultado de una caída de los ingresos del 10,1 por ciento, hasta los 77.965 millones de euros, y de un aumento de los gastos del 11,1 por ciento, hasta 87.930 millones. Así, el déficit acumulado hasta julio contrasta con el superávit de 7.524 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior.

En términos de caja -que computa los ingresos y gastos cuando se efectúan y no cuando se comprometen, como hace la contabilidad nacional- el Estado registró en los primeros siete meses del año un déficit de 10.553 millones de euros, frente al superávit de 3.317 millones de un año antes.

Hasta julio los ingresos, incluidos los procedentes tanto del Estado como de las entregas a cuenta de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, sumaron 113.563 millones de euros, el 4,2 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior. No obstante, Economía explicó que en la evolución de la recaudación hay que tener en cuenta los cambios normativos introducidos que han supuesto un impacto negativo de 7.320 millones de euros.

Dentro de los ingresos, los impuestos directos aportaron 57.275 millones, el 3,7 por ciento menos que hasta julio de 2007. Economía destacó el retroceso del 0,5 por ciento registrado por la recaudación del IRPF debido a la caída de ingresos en el primero de los plazos de la declaración de la renta, al "fuerte" aumento de las devoluciones -que en julio crecieron el 122,7 por ciento- y al impacto de la deducción de los 200 euros (avance de la deducción de los 400 euros que se acometió en julio).

La desaceleración económica también se vio reflejada en los resultados empresariales de forma que la recaudación del Impuesto de Sociedades cayó el 17,8 por ciento. Además, los ingresos por impuestos indirectos también mermaron al sumar 48.113 millones, el 5,8 por ciento menos y, dentro de éstos, destacó la menor recaudación por IVA que bajó el 7,7 por ciento, hasta los 35.106 millones, debido, principalmente, a la contracción de la actividad en las pymes y al nuevo régimen para los grupos de entidades.

Los impuestos especiales aportaron 11.188 millones de euros a las arcas del Estado procedentes de la recaudación del Impuesto sobre las Labores del Tabaco, que aumentó el 5,3 por ciento, mientras que la de Impuesto sobre Hidrocarburos bajó el 3,9 por ciento, por el menor consumo debido al encarecimiento del crudo en los últimos meses.

En el capítulo de los gastos, en los siete primeros meses del año supusieron 87.317 millones de euros, el 5,9 por ciento más que un año antes. Los gastos financieros ascendieron a 13.161 millones de euros, el 11,2 por ciento más. Según estos datos, a finales de julio el Estado registró una necesidad de endeudamiento de 6.837 millones de euros, que contrasta con la capacidad de endeudamiento de 2.652 millones de un año antes.

Etiquetas