Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Administración pública

El Estado quiere ahorrar 100 millones en alquileres

Según estimaciones que ha hecho públicas en su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Senado, hay patrimonio sin utilizar en el centro de Madrid por valor de 500 millones de euros.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha ratificado que se estudia una "reducción inicial" de un 20 % de las entidades públicas de la Administración General del Estado y ha anunciado un plan para ahorrar en la gestión de los 50.000 inmuebles que tiene.

Sáenz de Santamaría ha comparecido ante la Comisión Constitucional del Senado para presentar los planes de su departamento y ha explicado, por ejemplo, que el Estado gasta 100 millones en alquileres cuando en el centro de Madrid hay patrimonio sin utilizar por valor de 500 millones.

Según las cifras que ha aportado, hay 2.381 empresas públicas, 613 fundaciones y 1.029 consorcios en todas las administraciones. "Son muchos, son ineficientes y, en algunos casos, son excesivamente caros", ha manifestado la vicepresidenta antes de calificar además de "demoledora" la deuda de 60.000 millones de euros que acumulan, el triple que hace tres años.

El objetivo es reducir, fusionar y eliminar entidades que "no sirvan a un propósito público, claro y justificado, así como enajenar participaciones no mayoritarias en sociedades privadas en las que el interés general no precise la presencia de ello".

Sáenz de Santamaría ha defendido asimismo la Ley de Transparencia que llegará al Consejo de Ministros antes de un mes y que se someterá a un periodo de información en las páginas web de los Ministerios durante el que se atenderán las sugerencias de los ciudadanos.

La norma incorporará sanciones para los responsables públicos que incumplan el objetivo de déficit, comprometan gastos o asuman obligaciones sin crédito suficiente para su financiación o eludan el reflejo contable de las obligaciones asumidas.

"La respuesta será contundente", ha señalado la vicepresidenta, quien ha concretado que una ley orgánica complementaria modificará el Código Penal para las sanciones a las conductas más graves que llevarán aparejadas penas de inhabilitación.

Pero antes de esta ley, este mismo viernes el Consejo de Ministros aprobará la ley de estabilidad presupuestaria, que, ha insistido, cumplirá el compromiso que España ha adquirido en la UE, impondrá límites estrictos al gasto público y sancionará a quienes se desvíen.

La ley devolverá además al Senado la capacidad de vetar el techo de gasto que diseñe el Gobierno antes de presentar los Presupuestos Generales del Estado.

Con la cifra definitiva de déficit de 2011 -8,51 por ciento del PIB frente al 6 por ciento comprometido- y el actual panorama de recesión, Sáenz de Santamaría ha avanzado que los presupuestos de 2012 serán "austeros, ajustados y realistas" y transformarán "radicalmente" la forma de gestionar los recursos públicos.

Ha considerado que no era el momento de repartir culpas o buscar responsables del déficit, pero sí ha denunciado que en 2006 se relajara el control por parte del Estado y que se permitiera a las comunidades que también se relajaran.

Sáenz de Santamaría ha defendido a un Gobierno que, con sus reformas, "destierra los motivos para la desconfianza y aporta razones para la comprensión y el esfuerzo colectivo", pero tanto el portavoz del PSOE, Francesc Antich, como el de Entesa, José Montilla, han alertado de los excesos en las políticas de austeridad y han pedido cambiar la reforma laboral.

También han instado al Gobierno a no paralizar el desarrollo de la ley de memoria histórica y dar una solución al Valle de los Caídos, aunque la vicepresidenta, que ha garantizado que respeta el dolor de todas las familias y su derecho a conocer qué fue de los suyos, ha recordado que el Ejecutivo apuesta por el consenso.

"Conviene hacer las cosas con prudencia, discreción y sabiendo muy claro que se va a solucionar problemas y no a abrir otros nuevos", ha añadido.

La portavoz de CiU, Eva Parera, ha reivindicado el pacto fiscal para Cataluña, pero ha garantizado también su apoyo solidario al Gobierno, al recordar la "herencia" que también recibió su partido al llegara a la Generalitat.

Todos se han comprometido a trabajar para reformar el Senado, objetivo al que, ha dicho el portavoz del PNV, Joseba Zubía, aspira desde hace diecisiete años, cuando llegó a la Cámara.

"Aunque solo sea por el señor Zubía, por favor, reformen el senado en lo que puedan", ha concluido la vicepresidenta.

Etiquetas