Economía
Suscríbete

CAJAS DE AHORROS

El comité de la CAI estudia impugnar la 'fusión fría'

También han acordado la convocatoria de una asamblea de trabajadores después del verano para estudiar una posible huelga general

El comité intercentros de Caja Inmaculada ha decidido estudiar la impugnación del acuerdo de 'fusión fría' entre la entidad aragonesa, Caja Círculo de Burgos y Caja Badajoz e interponer una denuncia ante la Inspección de Trabajo si no se le proporciona información sobre el plan de integración.

Así lo ha explicado la presidenta del comité, tras la reunión que ha mantenido este órgano de representación de CAI para valorar la nueva situación planteada a raíz de la aprobación, el pasado día 27, del contrato de integración para la constitución del Sistema Institucional de Protección (SIP) entre esas tres cajas.

En la reunión se han tomado cuatro acuerdos como son valorar la impugnación del acuerdo para el SIP y la Ley de Cajas, para lo que solicitarán asesoramiento jurídico, la convocatoria de una asamblea de trabajadores después del verano para estudiar una posible huelga general y poner una denuncia ante la Inspección de Trabajo, en el caso de que no se les aporte la documentación solicitada sobre el proceso.

El contrato de integración ya es de carácter vinculante, aunque está sujeto a una condición suspensiva, y es un "paso importante" a diferencia del anterior acuerdo de intenciones, pero no se ha tenido en cuenta la opinión de la plantilla, que en todo caso sigue siendo negativa, ha agregado Camarena.

Hasta ahora, ha denunciado, no se conoce el impacto que tendrá el SIP sobre la plantilla de CAI, integrada por 1.300 trabajadores, ya que "no tenemos información suficiente porque solo nos han trasladado que será moderado y no traumático", ha dicho.

Una información que ha sido solicitada de manera verbal por la propia presidenta del comité el pasado día 27 y a la dirección general de la caja por escrito el día 30 de julio.

Ante la falta de respuesta, y si ésta no se produce en el plazo "razonable" de unos diez o quince días, han acordado que interpondrán una denuncia ante la Inspección de Trabajo en base al artículo 64 del Estatuto de los Trabajadores, en relación a la necesidad de emitir informes previos a la asunción del proceso de integración.

Cuando el comité tenga una información "relevante y concreta" del impacto del SIP, para lo que se ha pedido la documentación de los contratos firmados y la referente a la elaboración del plan, se convocará una nueva asamblea de trabajadores, que posiblemente ya sería en septiembre, en la que se decidiría convocar una huelga general, ha informado.

Camarena ha recordado que en diciembre de 2009 ya hubo una asamblea de trabajadores donde se manifestaron en contra del SIP y se llegó al acuerdo de que en el caso que se aprobará, como ha sucedido ahora, irían a la huelga general, pero también se pactó que, de alguna manera, previamente se convocatoria otra asamblea.

El comité intercentros de CAI está integrado mayoritariamente por UGT, además de por Asipa y CCOO.

Etiquetas