Despliega el menú
Economía
Suscríbete

PARÍS

El G-20 busca cómo afrontar los desequilibrios

Los ministros de Finanzas abordan hoy y mañana en París las diferencias económicas entre los países.

Los ministros de Finanzas del G-20 se reúnen hoy y mañana en París con el objetivo de establecer indicadores comunes para medir los desequilibrios económicos mundiales, en el primer encuentro oficial bajo presidencia francesa del grupo de países desarrollados y emergentes.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se ha propuesto como objetivos de su mandato al frente del G-20 hasta fin de año la reforma del sistema monetario mundial y un control contra la especulación en los mercados de materias primas, dos modos -a su entender- de defender a las economías pobres ante los actuales desequilibrios comerciales. Los problemas surgen a la hora de decidir cómo reducir esos desequilibrios, que han originado una 'guerra de divisas' a raíz de las medidas de varios países para impedir la revalorización de sus monedas y favorecer sus exportaciones. El primer paso sería establecer indicadores económicos capaces de medir las diferencias entre los países, a fin de poner en marcha los procesos correctores. Muchos ven en ese sistema un modo sutil de empujar a China a reevaluar el yuan y reducir su descomunal excedente comercial. «Nuestra expectativa es alcanzar un acuerdo sobre los indicadores el sábado», ha dicho la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde.

Según una fuente de la delegación alemana, es «probable» un acuerdo sobre cinco criterios: saldo de cuentas corrientes, tipo de cambio real, reservas en divisas, déficit y deuda pública y ahorro privado. Una vez acordados los criterios y examinado el estado de salud de cada economía, el G-20 podría pedir la introducción de reformas a los países que «se alejen demasiado del camino para un crecimiento internacional óptimo», explicó Lagarde.

Los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) temen que las potencias desarrolladas quieran recuperar su crecimiento poniendo un freno a la dinámica del mundo emergente.

Etiquetas