Despliega el menú
Economía

CRISIS ECONÓMICA

El BBVA dice que seguirá la incertidumbre económica

La caja prevé que en lo que queda de 2010 no se incrementará la tranquilidad respecto a la crisis.

El BBVA Research alertó de que la incertidumbre económica continuará en la segunda mitad del año pese a los ligeros crecimientos de los dos primeros trimestres, debido a los efectos negativos que puedan tener la subida del IVA, el ajuste presupuestario y las tensiones de los mercados.

Unos efectos que pueden incluso implicar una caída del PIB en el tercer trimestre, según el servicio de estudios del segundo banco español.

A pesar de ello, en su informe "Situación España" mantiene sus previsiones sobre la evolución del PIB en los próximos dos años, al augurar que se contraerá el 0,6% este año y crecerá el 0,7% en 2011, cifras más pesimistas que las del Gobierno, que considera que la economía caerá el 0,3% en 2010 y crecerá el 1,3% el próximo año.

El informe, al igual que el Banco de España, augura que la economía creció dos décimas en el segundo trimestre, lo que, en su opinión, aún "confirma su debilidad".

En cuanto al trimestre actual, cree que el PIB avanzó una décima en julio, aunque advierte de que habrá que esperar a ver qué pasa en agosto y septiembre, en los que prevé una ligera desaceleración y no descarta una caída.

El BBVA considera adecuadas las medidas de consolidación fiscal puestas en marcha por el Gobierno, aunque también es más pesimista que el Ejecutivo para este año y el que viene, al calcular que este año el déficit de las cuentas públicas acabará en el 9,6% del PIB (frente al 9,3% del Gobierno), y en 2011 cerrará en el 6,6% (superior al 6% del Ejecutivo).

En cualquier caso, señala que las perspectivas a medio plazo son mejores que las de hace un par de meses.

Así, indica que, con las últimas medidas adoptadas por el Gobierno y con la relajación que se espera de las tensiones financieras, lo normal es que la economía vuelva a la senda de crecimiento y que sea capaz de generar empleo a partir de 2011.

Además, sostiene que mejorará la prima de riesgo, si bien alerta de que la incertidumbre en los mercados financieros, principalmente en el interbancario y en los de emisión de deuda privada, es todavía alta y su impacto en la actividad es todavía incierto.

Tras alabar las medidas de racionalización del gasto, el BBVA insiste en que la consolidación también debe hacerse con cambios en el sistema impositivo, que sería "más eficiente" si se incrementasen los impuestos indirectos y se bajasen los directos, especialmente el de sociedades, así como las cotizaciones que pagan las empresas.

El informe propone combinar una subida del IVA con la citada reducción del impuesto sobre sociedades y de las cotizaciones -ambos más elevados que la media de la zona euro-, y asegura que esta fórmula provocaría más crecimiento y creación de empleo.

En el informe, BBVA Research aboga por acelerar las reformas estructurales para que sea más rápida la salida de la crisis, aunque advierte de que la laboral podría no ser suficiente para resolver los problemas que afectan al mercado de trabajo, como la alta temporalidad o las rigideces de la negociación colectiva.

Pese a todo, considera que los cambios aprobados son "un paso en la dirección correcta".

Además pide que se explique mejor a los ciudadanos el alcance de la reforma laboral y recomienda un seguimiento continuo de la norma que permita corregir las disfunciones que se detecten.

En el análisis del sector financiero, el BBVA cree que la reducción de plantillas y oficinas que se prevé con los procesos de reestructuración llevados a cabo hasta ahora son insuficientes.

También señala que la reorganización del sector financiero deberá seguir avanzando para que las entidades sean viables a largo plazo y se facilite "un terreno de juego neutral" en el que puedan competir en igualdad de condiciones.

En cualquier caso destaca que los procesos de fusión "suponen un paso en la dirección correcta" y se han visto favorecidos además por las pruebas de solvencia.

Etiquetas