Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

Clesa se reúne en Zaragoza con los ganaderos de leche a los que debe dos millones de euros

El grupo de Ruiz Mateos se sienta a la mesa con los productores después de que estos decidieran acudir a la vía judicial. Los afectados no descartan acciones de protesta en la sede de la empresa en Utebo.

Instalaciones de la planta de Clesa en Utebo (Zaragoza)
Clesa se reúne en Zaragoza con los ganaderos de leche a los que debe dos millones de euros
J. M. MARCO

Tras hacerse público que los ganaderos aragoneses de leche habían iniciado trámites judiciales para recuperar el dinero que les adeuda Clesa, la respuesta de la empresa no se ha hecho esperar.

Desde Barcelona y vía telefónica, directivos de una de las filiales del grupo Nueva Rumasa, propiedad de la familia Ruiz Mateos, se pusieron en contacto con los representantes de la Asociación de Productores de Leche de Aragón (Apla) para convocar una reunión entre la empresa y los productores afectados.

El encuentro comenzó anoche a las 22.00 y, según explicó el gerente de Apla momentos antes de que comenzara, en la misma participaron Sebastián Masdeu, presidente de Cacaolat -marca líder de las producidas por Clesa- y Sonia Fernández, ambos en representación de Nueva Rumasa. También acudieron José María Josa y Javier Aparicio, presidente y gerente de Apla, respectivamente; José Antonio Rami, presidente de la cooperativa Altoaragón de Binéfar; Pascual López de la cooperativa Copla de Pedrola y un representante de Los Amantes, cooperativa situada en Teruel. Además acudieron al encuentro ganaderos que venden la leche a la planta zaragozana de Utebo de manera particular.

Pagos y contratos

Antes de que comenzara la reunión, los representantes de Apla aseguraron no tener conocimiento de la propuesta o las intenciones con las que los directivos de Clesa acudían al encuentro. Pero los ganaderos tenían clara su solicitud. Quieren que la empresa haga efectivos inmediatamente los pagos de la leche que han servido hasta noviembre a la planta de Clesa en Utebo y que la de diciembre se abone el 15 de enero. Una deuda que arrastran desde el pasado mes de agosto y que supera ya los dos millones de euros. Y, por supuesto, quieren que a partir de 2011, la firma de Ruiz Mateos se comprometa a firmar contratos homologados con los ganaderos "con la supervisión del Gobierno aragonés si es necesario" y que establezcan el pago a 30 días con los intereses de demora correspondientes.

Aunque no se mostraron muy confiados en que los representantes del grupo Nueva Rumasa llegaran a Zaragoza con el talón con el que hacer frente a estos impagos, el gerente de la asociación de productores, Javier Aparicio, insistió en que esperarían a la reunión y al desarrollo de la misma para convocar o no una protesta prevista para hoy ante las puertas de la empresa en Utebo.

La reunión, que al cierre de esta edición todavía continuaba, comenzó con el ambiente bastante crispado, tras conocerse que horas antes de que comenzara el encuentro, Nueva Rumasa envió un comunicado asegurando que ya existía un acuerdo entre la empresa y los ganaderos aragoneses.

Etiquetas