Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CUATRO VECES MÁS BARATO QUE EN LA ACTUALIDAD

CE impondrá bajar a 11 céntimos el envío de mensajes a móviles en extranjero

La Comisión Europea (CE) propondrá un reglamento que obligará a rebajar de 29 céntimos de euro de media a 11 céntimos el precio de los mensajes cortos a móviles (SMS) enviados desde el extranjero, y abaratar el uso del móvil para navegar por internet desde otros países a partir de julio de 2009.

La comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, explicará en rueda de prensa junto a la titular de Protección al Consumidor, Meglena Kuneva, los planes de Bruselas, que según adelantó el pasado mes de julio prevén rebajas de hasta un 70 por ciento.

Entonces, Reding señaló que la Comisión no había percibido una respuesta de los operadores tras la advertencia realizada hace un año para que recortasen de forma voluntaria el precio de los mensajes enviados cuando el consumidor se encuentra en el extranjero ("roaming").

Según fuentes comunitarias, Bruselas sigue pensando en imponer un máximo de entre 11 y 15 céntimos de euro, tal y como recomienda el Grupo de Reguladores Europeos (ERG, en sus siglas en inglés), creado en 2003 para vigilar a las empresas operadoras en cada país.

Este límite es muy inferior a lo que cuesta actualmente enviar un SMS en itinerancia, tarifa que de media se sitúa en 29 céntimos de euro aunque existen grandes diferencias entre los países de la UE.

Como ya hizo con su propuesta para abaratar las llamadas de voz hechas y recibidas en el extranjero, la Comisión no quiere fijar un precio, sino proponer un tope que los operadores no deberían superar.

Según los estudios efectuados por la Comisión, a pesar de sus recomendaciones, a día de hoy enviar un mensaje o entrar a internet a través del móvil es diez veces más caro en otros países europeos que desde el propio.

En España, los consumidores pagan hasta 40 céntimos de euro por mandar mensajes desde el extranjero, frente a los 15 céntimos que cuestan dentro del país.

Esta diferencia se sitúa en la media de los países de la UE, entre los que los consumidores belgas son los más perjudicados (80 céntimos deben abonar por mensaje en el extranjero, frente a los 15 locales).

Etiquetas