Despliega el menú
Economía
Suscríbete

FUSIÓN ENTRE CAJAS

Caja Madrid y La Caixa dan un paso al frente en el sector financiero

La madrileña estudia un SIP con otras cinco entidades. La mayor caja española negocia con Caixa Girona.

Rodríguez Zapatero y el presidente de la Caixa y la CECA, Isidro Fainé, en una reunión celebrada el pasado día 3 en la Moncloa.
Caja Madrid y La Caixa dan un paso al frente en el sector financiero
JAVIER LIZóN/EFE

Las dos grandes cajas de ahorros se han implicado finalmente en el proceso de reestructuración del sector. Caja Madrid, la Insular de Canarias, Laietana, las cajas de Ávila, Segovia y Rioja preparan la constitución de un Sistema Institucional de Protección (SIP), lo que en el sector ya se conoce como una 'fusión fría'. La Caixa, mientras tanto, reconoce que tiene en marcha una fusión con Caixa Girona. Ambos planes acogen a entidades que se desmarcaron de otros proyectos. Caja Ávila y Caja Segovia habían rechazado el viernes unirse a Banca Cívica, otra fusión fría de la que forman parte las cajas de Navarra, Canarias y Burgos. Mientras que Caixa Girona se había quedado descolgada de la creación de Unnim (cajas de Manlleu, Sabadell y Terrassa).

El plazo para acudir al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en demanda de apoyos concluye el 30 de junio. Más allá de esta fecha, las entidades podrán presentar sus propuestas a Bruselas, pero el expediente será tratado por el cauce normal de las ayudas públicas, más complejo y riguroso. No va a ser necesario. El apremio del Banco de España, el Ministerio de Economía, la Comisión Europea, los analistas y los agentes de los mercados han obrado el milagro, y en el plazo de unas pocas fechas hasta las cajas más reticentes se han apresurado a integrarse.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, se mostró convencida de que la reestructuración financiera acabará en plazo. Y añadió que ni siquiera se necesitará el total de la ayuda prevista. Los 27.000 millones estimados, dijo, serán "muchísimo más que suficientes". En estos tiempos de restricciones, evocó, las entidades van a tener que devolver los auxilios recibidos con los correspondientes intereses.

Las grandes se consolidan

La suma de Caja Madrid, la catalana Laietana, las castellanas Ávila y Segovia, y las cajas riojana e insular de Canarias arrojará un total ligeramente superior a los 227.000 millones de activos, una cifra todavía inferior a la que alcanzará La Caixa con el agregado de Caixa Girona, estimada en algo menos de 280.000 euros. La diferencia de tamaño entre las dos cajas catalanas -Caixa Girona es la octava caja de Cataluña- induce a pensar más en una absorción que en una fusión.

La plantilla del futuro SIP encabezado por Caja Madrid llegará a 19.000 empleados, ocupados en una red de 2.975 oficinas.

Los procesos están en marcha, pero quedan muchas cuestiones por resolver. Junto a los preceptivos acuerdos de los órganos rectores, hace falta la 'bendición' de las autonomías. A los gobiernos territoriales les tranquiliza bastante que la fórmula adoptada sea un Sistema Institucional de Protección, que preserva las marcas, las sedes, la obra social y el arraigo local, mientras pone en común el capital, los requerimientos de solvencia y las políticas de riesgo, a la vez que facilita el acceso a los mercados.

Por añadidura, algún SIP ya en marcha se ha quedado a la espera de colocar en su cúpula una figura distinta de un banco. Confía en que esta opción se abra camino cuando, en un periodo de tres meses, se lleve a cabo la reforma de la ley de Órganos Rectores de las cajas de ahorro (LORCA).

Sigue en marcha el proyecto de fusión fría entre la balear Sa Nostra, Caixa Penedés, Cajamurcia y Caja Granada, que se sumaría a la aprobada el miércoles por los consejos de administración de Caja Mediterráneo (CAM), Cajastur -que integrará a Caja Castilla La Mancha-, Caja Extremadura y Caja Cantabria.

Etiquetas