Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CRISIS ECONÓMICA

Bruselas cree que España aún no crecerá

La Comisión Europea prevé una descenso del PIB español del 0,4% este año, pese a que solo un cuarto del año será negativoEl comisario de Asuntos Económicos anuncia cambios en el Pacto de Estabilidad.

Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos, ayer.
Bruselas cree que España aún no crecerá
OLIVIER HOSLET/EFE

La Comisión Europea confirmó ayer el estado de postración de la economía española, anunciando para el ejercicio en curso una caída del PIB del 0,4% con respecto a 2009, aún a pesar de que de los cuatro trimestres del año, tres de ellos se saldarán con crecimiento cero o positivo respecto del anterior, y uno con caída, por efecto de la subida del IVA decretada por el Gobierno, que entrará en vigor el próximo 1 de julio.

El 0,4% de contracción del PIB de este año será seguido por un crecimiento del 0,8% en 2011. En el conjunto de la zona del euro, las cifras del bienio son 0,9% y 1,5%, respectivamente.

Solo Grecia, Chipre e Irlanda registrarán retrocesos del PIB en 2010, de entre los miembros de la zona del euro. Fuera de ella, los números rojos persistirán en Letonia y Lituania aún este año.

Por trimestres, el primero no arrojará crecimiento en España -el PIB será idéntico al del último cuarto de 2009-, pero sí el segundo, en el que la actividad aumentará en un 0,1%. El tercero constatará aún un retroceso del 0,2% debido a la anunciada subida del IVA y el cuarto ofrecerá el cambio definitivo en la tendencia, con una mejora del 0,2%. La Comisión estima que la evolución positiva del PIB durante el segundo trimestre "responde en parte a una anticipación de los planes de consumo debido al proyectado incremento del IVA el 1 de julio".

Las otras cifras ofrecidas por la Comisión en sus previsiones económicas tampoco son positivas: la inversión seguirá en magnitudes negativas aún este año para crecer muy levemente en 2011, el empleo seguirá cayendo, la balanza comercial continuará en negativo y el déficit presupuestario será este año aún del -9,8 y del -8,8% en 2011. La deuda escalará hasta el 72,5% el año que viene, desde el 53,2% de 2009.

La construcción cae un 10%

Las estimaciones de la Dirección General de Economía de la UE apuntan a un adelgazamiento aún mayor del sector español de la construcción este año, cuando retrocederá un 10% adicional, y en 2011, para cuando se le anticipa una contracción adicional de tres puntos y medio. El consumo privado seguirá congelado en 2010 y comenzará a repuntar ligeramente en 2011. La caída del empleo, junto con los bajos incrementos salariales, darán lugar a un descenso de la renta disponible. Y el ahorro privado, en fin, muy acrecentado por el temor de las familias a las consecuencias de la crisis, comenzará a mermar muy tenuemente este año.

Estas previsiones económicas de primavera se han hecho públicas en medio de un ambiente muy viciado por la situación de las finanzas públicas griegas. Por ello, diferentes responsables comunitarios insistieron en que el caso griego es único, y que no existen paralelismos con otros miembros de la zona del euro, como España -cuya solidez han puesto en cuestión en los últimos días los mercados y agencias de calificación crediticia-, Irlanda o Portugal.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, anunció para la próxima semana propuestas concretas para mejorar la gobernanza económica de la zona del euro. "Tenemos que dar más solidez al Pacto de Estabilidad", dijo, pocas horas después de que la canciller alemana, Angela Merkel, y la ministra francesa de finanzas, Christine Lagarde, abogaran abiertamente por ello.

Rehn estima que será necesario mejorar la supervisión preventiva de la cuentas públicas nacionales en la zona del euro, y que se valore más la situación de la deuda pública.

Preocupado por el volumen que ha alcanzado esa deuda pública en la UE a raíz de los gastos provocados por la crisis, Rehn se declaró convencido de que comenzará a disminuir en el horizonte de 2013-2014.

Sin riesgo de contagio

Por su parte, el presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, descartó que exista riesgo de contagio de la crisis de deuda griega a otros países de la moneda única como España y Portugal.

"Pienso que España y Portugal no están en una situación que pueda ser comparada con la de Grecia. Por tanto, no veo que exista un riesgo de contagio objetivo", dijo Juncker a la prensa que asistió a cubrir su discurso sobre el estado de la nación.

El primer ministro luxemburgués, que habitualmente preside las reuniones de ministros de Finanzas de la zona euro, también desechó la posibilidad de que la crisis desemboque en una desintegración del euro.

Poco después, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, calificaba de "irracional" la especulación contra España, desencadenada por "rumores infundados".

Etiquetas