Despliega el menú
Economía

PYMES

Aragón sale al rescate de sus pymes facilitando su financiación

Avalia y las cajas firman el convenio que pone en marcha la línea de avales de 120 millones

El convenio firmado ayer entre Avalia y las cinco entidades de ahorro aragonesas (Ibercaja, CAI, Multicaja, Cajalón y la Caja Rural de Teruel), que pone a disposición de las pymes de la comunidad una línea de avales de 120 millones de euros, quiere facilitar la financiación de proyectos empresariales "seguros, rentables y viables", tal y como explicó el presidente aragonés, Marcelino Iglesias.

La rúbrica formal del acuerdo, que se ha alcanzado en el marco del Aespa (Acuerdo Económico y Social para el Progreso de Aragón) estuvo ayer cargada de simbolismo. Tanto los miembros del Gobierno de Aragón, como los máximos responsables de las cajas aragonesas y los representantes de los sindicatos y la patronal escenificaron una imagen de sintonía y entendimiento, de ir todos a una, de arrimar el hombro para transmitir la confianza que la economía precisa en estos momentos.

El acuerdo como tal, que aún deben acabar de precisar los responsables de Avalia con las cajas aragonesas, consistirá en una línea de avales por una cuantía de 120 millones de euros, especialmente dirigidos a pymes, microempresas y autónomos. Para tener la garantía de que estos recursos llegan a los destinatarios elegidos se ha limitado en 300.000 euros el tope máximo de crédito concedido por operación. Pese a que aún no están cerrados los detalles, fuentes de la Corporación Empresarial Pública de Aragón (ente del que depende Avalia), avanzaron ayer que los tipos becarios a los que se firmarán los créditos rondarán, de media, el Euribor más un punto. También detallaron que ésta es una línea de avales dirigida a inversión en I+D+I, a facilitar el crecimiento de la empresa (incluyendo el capital circulante), la financiación hipotecaria (siempre que se realice para la actividad empresarial: compra o alquiler de oficinas, naves industriales...), ayudar a la internacionalización de la empresa y a la inversión en mejoras productivas y el desarrollo tecnológico.

Tanto Iglesias como el consejero de Economía, Alberto Larraz, explicaron, tras la firma del protocolo, que se trata de una medida con la que se quiere ayudar a las pymes, que son las que en este momento tienen más dificultades para acceder a la financiación. "Estos avales tienen el respaldo del Gobierno de Aragón -dijo Iglesias- pero no pedimos a las cajas que hagan operaciones alocadas. Se trata de que proyectos claros, rentables y seguros no carezcan de financiación".

Iglesias dio mucha importancia a la implicación y al respaldo dado tanto por las cajas aragonesas como por los agentes sociales para buscar una pronta salida a la crisis económica que existe en este momento. El presidente aragonés reconoció que la comunidad está pasando por un momento delicado desde el punto de vista económico, ya que la construcción y el automóvil, los dos sectores más sensibles a la crisis, tienen gran presencia en la región, pero se mostró confiado en poder salir más pronto que tarde si se transmite confianza y se pone en práctica la máxima de que la unión hace la fuerza.

Etiquetas