Economía
Suscríbete

Las bibliotecas de semillas llegan al Moncayo

Este domingo se inaugura la de Alcalá del Moncayo promovida por la Red de Semillas de Aragón que favorece el conocimiento del patrimonio agrícola en simientes que tiene el territorio.

Las semillas son un negocio en boga en Villarreal de Huerva.
Las semillas son un negocio en boga en Villarreal de Huerva.
L. U.

Preservar las variedades de plantas tradicionales, sensibilizar sobre el cuidado del territorio y descubrir el entorno local en el que se ubican son algunos de los objetivos con los que nacen las bibliotecas de semillas, una iniciativa a la que se suma ahora la localidad zaragozana de Alcalá de Moncayo.

Esta iniciativa pionera a nivel estatal, impulsada por la Red de semillas de Aragón, intenta acercar a todas las personas al patrimonio agrícola, cultural y gastronómico que se encuentran en las semillas presentes en el territorio, según recuerdan desde la misma.

El proyecto elige las bibliotecas como un lugar accesible y presente en la mayoría de los pueblos y ciudades, aunque existen bibliotecas de semillas dentro de centros educativos y de bares, como ha sucedido en este municipio.

Las semillas se prestan a los diferentes usuarios, llamados guardianes de semillas, con el compromiso de que devuelvan simiente a la biblioteca y el interés de que puedan intercambiar y compartir conocimiento mientras se toman un café.

Una biblioteca de semillas se distingue de un banco de semillas en que el objetivo principal no es almacenar o retener germoplasma o semillas contra una posible destrucción, sino que su objetivo principal es difundirlos al público, lo que preserva las variedades de plantas compartidas mediante la propagación y posterior intercambio de semillas.

Con la de Alcalá de Moncayo que se inaugura este domingo son 34 bibliotecas de semillas en todo Aragón, de las que 16 están situadas en la provincia de Zaragoza, 12 en Huesca y 6 en Teruel. Algunas de ellas se sitúan en Castejón del Puente, Berbegal, El Grado, Peralta de Alcofea, Costean, Alcorisa y La Almunia.

La primera idea de las bibliotecas de semillas nació en 2015 desde la comarca del Somontano, lugar en el que se pusieron en marcha las 'bibliotecas verdes' con el propósito de concienciar a los vecinos sobre la importancia del medio ambiente y del papel que su biblioteca desempeña en el conocimiento de su entorno.

Dos años más tarde, nació la Biblioteca de semillas de la Escuela Politécnica Superior como un nuevo servicio de la biblioteca formada por una colección de más de 222 variedades de semillas de 38 especies hortícolas de Aragón procedentes del Banco de Germoplasma Hortícola.

La iniciativa ha sido replicada en Navarra con 23 bibliotecas y desde otras comunidades ya comienzan a mostrar interés en este proyecto que permite acercar el conocimiento tradicional y los saberes agrícolas.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión