Economía
Suscríbete por 1€

ECONOMÍA

Frío y tope al gas: "Los precios de la electricidad que iban a subir para el invierno ya están aquí"

El coste del megavatio hora en el mercado mayorista más la suma del mecanismo de ajuste que se paga en las facturas de la electricidad ha vuelto a registrar picos de 300 euros. 

Central de gas en Holanda.
Central de gas en Holanda.
Fabian Bimmer/Reuters

Las previsiones de precios más altos de la electricidad con la llegada del frío se están cumpliendo. El aumento de la demanda con el encendido de las calefacciones y la menor producción de las energías renovables unido a los efectos de la guerra en Ucrania, entre otros factores, han hecho que el precio del gas suba y con él la factura de la luz siga al alza, aunque menos que en otros países europeos. Las expectativas son de precios altos más allá del invierno.

Desde la Unión Europea (UE) se estudia fijar un mecanismo que tope el precio del gas, como ya lo hiciera España, pero todavía no se sabe en qué consistirá, solo que el límite será mucho mayor que el planteado por España. Europa estudia intervenir si el gas se paga a 275 euros por megavatio hora, mientras el tope español se fija en 40 euros. Por ello, el Gobierno ha rechazado el modelo europeo si no se modifica, ya que considera "insuficiente" lo que conoce hasta ahora, que incluso podría tener "efectos perversos" y subir la luz.

"El precio que se plantea es mucho más alto para el tope, si se impone ese tope al gas europeo no serviría para bajar la factura", advierte José María Yusta, experto en mercados energéticos y profesor de la Universidad de Zaragoza. Los consumidores españoles ya han sufrido en sus facturas los incrementos que puede provocar el tope al gas, que ahora aparece en los recibos como un concepto más, que varía mes a mes. La diferencia entre el precio de mercado y los 40 euros de límite se paga entre las facturas de los clientes. Pese a ello, Yusta insiste en que sin este mecanismo para controlar el precio de la luz a través de la fijación de un límite al gas que pagan las centrales que lo utilizan para producir electricidad, esta última hubiera estado más cara. La prueba la encuentra en que en Europa el coste de la luz sigue muy por encima. "En Reino Unido se han llegado a máximos de 1.000 libras el megavatio", pone como ejemplo.

El precio de la luz más el tope al gas

En cualquier caso, para conocer ahora el precio diario de la electricidad es necesario sumar cada día el tope al gas. Este jueves el mercado mayorista da un respiro y la luz cuesta un 32% menos que el día anterior, pero sigue un 60% más cara que hace un año. La luz se paga a 122,39 euros el megavatio hora (MWh), que sumados a los 55 euros/MWh del tope al gas queda en 177,39 euros. En algunas horas del día llegará a pagarse a 300 euros. "Los precios de la electricidad que iban a subir para el invierno ya están aquí", afirma Yusta. 

Entre las razones de que los precios vayan ahora más al alza se encuentran algunos motivos propios de esta época del año. Con la llegada del frío y el mal tiempo se reduce el peso de las energías renovables, las más baratas. Falta sol y viento. "El gas es la  fuente de energía que hace de respaldo en ausencia de renovables", recuerda el profesor de ingeniería. Las centrales de ciclo combinado que se alimentan de gas están aportando buena parte de la electricidad que necesita el mercado. "Se está produciendo mucho con gas y ese gas está caro", añade el experto. "El precio del gas en el último mes se ha triplicado", calcula. El precio del megavatio hora se sitúa este jueves en 123,60 euros. Con precios más altos, la diferencia entre estos y el tope es mayor, lo que hace que aumente la cantidad a repartir entre los consumidores eléctricos en sus facturas. Pese a ello, sigue siendo menos de la mitad del tope que estudia la UE.

Si se aprueba un mecanismo europeo se abren muchas dudas. "No se sabe si podrán mantenerse los dos topes", plantea Yusta. Es previsible que España y otros países pidan que haya excepciones. Alerta del "daño a la renta de las familias y la competitividad industrial" si se prolonga en el tiempo el conflicto ruso y la situación de precios elevados.

En este sentido, aunque resulta difícil hacer previsiones en un escenario con tanta incertidumbre, no ve que el precio vaya a bajar en los próximos meses. "No van a bajar. Estos precios se pueden mantener en los próximos dos o tres años. Con volatilidad, pero vamos a ver precios elevados por la dificultad de sustituir el gas ruso por el licuado que llega en buques metaneros de otros países", señala el profesor zaragozano.

El experto reconoce que el pasado mes de octubre los precios bajaron, pero lo considera un "espejismo" debido a que el frío se retrasó y los países cuentan ahora con sus reservas de gas llenas. "Esta situación no se dará en próximos meses", insiste. Entre los factores a tener en cuenta apunta "cómo se mantendrán los almacenamientos, que ahora están bastante llenos, pero hay que ver cómo se van gestionando a lo largo del invierno". A ello une la duda de "a qué precio se volverán a llenar pasado el invierno". La mirada sigue puesta en la invasión rusa que continúa desestabilizando el mercado energético y los presupuestos de hogares y empresas.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión