Economía
Suscríbete por 1€

La banca descarta que la morosidad se desboque pese al repunte del euríbor

El sector asume un incremento de impagos muy inferior al de la anterior crisis, a pesar del rápido deterioro de las expectativas para 2023.

La variación de la morosidad registrada en Aragón creció un 7,09 %.
La banca descarta que la morosidad se desboque pese al repunte del euríbor.
Aránzazu Navarro

La gran banca recela de la evolución económica de España para los próximos meses, pero descarta un 'shock' como el de hace más de una década, cuando la morosidad estuvo completamente descontrolada ante la acumulación de impagos de cuotas hipotecarias y de créditos al consumo de los clientes. 

Las previsiones que manejan los grupos financieros pasan por un incremento de esa tasa de mora, sí. Pero en un contexto "asumible" dentro de los límites habituales en los que se mueve el sector.

Esa es la posición que manejan los bancos cuando están a punto de cuadrar sus presupuestos para el próximo ejercicio. Tienen claro, según apuntan diversas fuentes del sector, que se aproxima una etapa en la que los tipos de interés serán más altos. Y ello conllevará que las cuotas de los créditos también se incrementen, después de más de una década en mínimos. A partir de ahí, la evolución de la morosidad dependerá en buena medida de la del mercado laboral. 

Si no se pierden demasiados puestos de trabajo, como sí ocurrió en la anterior crisis, las rentas de las familias no tienen por qué verse tan afectadas por la desfavorable coyuntura de precios y ralentización del PIB. Y, si eso ocurre, el margen para seguir haciendo frente a los créditos será lo suficientemente flexible como para evitar impagos.

Estas previsiones son las que maneja el sector en un momento en el que el euríbor no deja de marcar sus propios récord desde 2009. Septiembre está a punto de cerrar en una media que ya se sitúa en el entorno del 2,2%. Solo este martes, el índice superó la barrera del 2,6% en su tasa diaria. A principios de año seguía en negativo, sobre el -0,5%.

Los últimos datos de morosidad apuntan a que los impagos representan un 3,9% de los créditos en vigor, según el Banco de España. A finales de 2013, esa misma estadística se situaba por encima del 13,6%. Ahora la situación parece más llevadera, a pesar de las perspectivas.

De hecho, todas las entidades advierten del rápido deterioro de las previsiones macroeconómicas para los próximos meses. El presidente de BBVA, Carlos Torres, cree que habrá un crecimiento económico menor este trimestre y anticipa que España experimentará una recesión "leve", al registrar cifras negativas en el cuarto trimestre de 2022 y el primero de 2023. Así lo señaló este martes en un encuentro en el que recalcó que España se encuentra en una situación mucho mejor que en la crisis financiera de 2008, ya que no hay problemas en el sector inmobiliario y el endeudamiento de las familias se sitúa en la media europea.

En cualquier caso, Torres indicó que la economía se encuentra en un entorno "muy desafiante", el mayor de las últimas décadas por la incertidumbre que se ha venido registrando tras la pandemia y con la invasión de Ucrania, que ha provocado una fuerte subida de precios.

Ampliar el código bancario

Para afrontar esta etapa, el Gobierno y la banca se están reuniendo para tratar de acordar medidas que protejan a las familias más impactadas por las subidas de tipos de interés, siempre que se encuentren en el colectivo de vulnerables. Ahí es donde el Ejecutivo quiere "reforzar" la aplicación del código de buenas prácticas para tratar de ayudar a los hogares que peor lo puedan pasar en los próximos meses con el pago de sus hipotecas. Se trataría de ampliar los límites por los cuales ahora un hogar se encuentra protegido por esa normativa a la que se acogió en su momento casi toda la banca española.

Ese texto, que data del año 2012, habilita la posibilidad de que la banca no cobre un interés de demora superior al tipo ordinario más el 2% sobre el capital pendiente; acogerse a un plan de reestructuración de deuda para poder afrontar las cuotas, con modificaciones que deben pasar, al menos, una carencia de capital durante cinco años, un tipo de interés de euríbor más 0,25 durante el tiempo de carencia y una ampliación del plazo de la hipoteca a 40 años.

Por otra parte, el presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, anunció este martes que MicroBank concederá 3.500 millones de euros en financiación con impacto social hasta 2024, un 34% más que en el periodo 2019-2021, para beneficiar a más de 413.000 familias vulnerables, emprendedores y microempresas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión