Economía
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

entrevista 

Pilar Ferrer: "Mi reto es la transformación de las empresas"

La directiva de Telefónica defiende la idoneidad de que la innovación sea una rutina utilizando la digitalización como herramienta.

Pilar Ferrer, responsable de Grandes Empresas de la región Este de Telefónica.
Pilar Ferrer, responsable de Grandes Empresas de la región Este de Telefónica.
Oliver Duch

‘Rutinizar la innovación’ es el título de su charla en Zaragoza en una jornada de Directivas de Aragón. ¿A qué se refiere?

Con la ola de covid de hace unos meses caí y estuve encerrada, pensé que todo iba a ser una rutina, que íbamos a estar encerrados cada dos por tres. Entonces leí el tuit de un compañero especialista en transformación digital que hablaba de la importancia de asumir que innovar sea una rutina. Acuñamos entonces el vocablo de rutinizar la innovación.

¿Y qué hay que hacer para que la innovación sea una rutina?

No es fácil. Hay muchas teorías sobre las rutinas, entre ellas la que dice que para conseguir una tienen que pasar 21 días. Lo importante de la rutinización es creérsela, pensar muy bien cuál es el plan a llevar a cabo, que no sea como el de la operación biquini que hoy lo empiezo y a los días lo rompo, sino que sea algo que los directivos de la empresa lo aterricen, que sea una cultura dentro de la compañía. En Telefónica lo hemos vivido. Es muy complicado no hacer cosas nuevas sino dejar de hacer ciertas cosas, y eso hay que saber hacerlo.

¿Cuánto influye la digitalización en esto?

La digitalización es una de las herramientas de esa transformación en la que estamos metidos. Hay dos puntos fundamentales para la transformación digital. Una es el cambio de la cultura de las organizaciones, que tiene que venir dada desde la dirección, propiedad o presidencia de la compañía, y dos, es la innovación: ahí influye toda la parte digital. La digitalización es una herramienta necesaria, y nosotros como telco, con 98 años de antigüedad, lo estamos viviendo. Tenemos que poner las herramientas necesarias, con autopistas como la fibra o el 5G, para que eso funcione y posteriormente toda la parte de soluciones, ya sea en la nube, en la gestión del dato, para que todas las compañías lo hagan y lo tengan fácil. No solo las que tengan recursos sino la pyme, que representa el 98% del tejido productivo de España.

¿Qué aporta en particular la mujer a todo esto? A Zaragoza ha venido a hablar de ello.

Las mujeres podemos aportar una diversidad de visión, no de opinión, frente a este proceso de transformación. Pueden aportar que se hagan cosas diferentes no por ser mejores o peores, sino por el hecho de no haber estado antes. Y los datos tienen que mejorar. Hoy en Telefónica tenemos un 29,5% de directivas en la compañía, el objetivo en 2024 es que estemos en el 33% y que en 2030 el 50%. Si te vas al Ibex 35 están en los mismos números, pero si te vas a nivel mundial no llegamos ni al 20%. Tenemos que probar hacer cosas diferentes para conseguir cosas diferentes.

¿Qué retos tiene por delante como gerente de Grandes Empresas de Telefónica Este?

Como gerente de la zona Este de Telefónica en la actividad privada (la parte pública está separada), veo dos velocidades que se han acentuado por la pandemia, donde empresas con recursos -no solo económicos sino de personal, de gente- han dado pasos agigantados por necesidad estos dos años pandémicos porque han tenido que abrir su ‘e-comerce’, confiar en hiperescalables para funcionar a nivel de nube y poder dar servicios internacionales, trabajar remotamente con sus empleados confiando en que hay herramientas para medir la productividad, frente a ese 95% de PIB de España que generan las pymes, que creo que es el quid de la cuestión necesaria y fundamental para el desarrollo de España como país. Mi reto como responsable de esa unidad es que esa transformación llegue a todas las empresas. Que esa transformación tanto cultural como tecnológica no se quede solo en empresas que ya tienen recursos, sino que como empresa de telecomunicaciones y de servicios tecnológicos hagamos fáciles, rutinizables, cómodos o industrializables soluciones que hagan que la productividad de las pymes crezca exponencialmente.

Al final no es una cuestión de precio.

Hoy el acceso a la tecnología digital lo tenemos todos, incluso a nivel residencial. Tenemos tecnologías, y no solo de infraestructuras de conectividad, que son muy potentes. No es un tema de coste, es un tema -vuelvo a repetir- cultural, que tenemos que creérnoslo a nivel individual y de corporación o empresa, y dos, de tener un plan, de generar. Cuando tienes una idea que crees en ella, ten un plan, no dudes que habrá errores y que tendrás que retomar o cambiar algunas partes de ese plan, y rodéate de gente que cree en eso para generar una tribu. Eso genera tendencia, y eso genera cambios, que hacen que se transforme la sociedad y la empresa y en general todo. Creo que es muy importante cultura, planificación y llamémosle influencia. No hace falta tener Instagram para ser ‘influencer,‘ sino un plan y hacer que gente crea en tu idea o tu propósito.

Tiene responsabilidad en varias comunidades autónomas. ¿Ve algo diferencial en Aragón?

A nivel de compañía no podemos y no hacemos diferencias entre las distintas áreas geográficas en las que trabajamos. Es verdad que en cuestiones empresariales es muy diferente la forma de negociar en Murcia que en Cataluña o en Aragón. Pero en general en España la empresa somos gente muy luchadora hacia nuestros intereses y aquí en Aragón somos muy cabezones en tirar hacia adelante con los planes. Por eso es fundamental tener ese plan y llevarlo a cabo y decir en foros como este que se sume más gente con determinación para esa transformación digital.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión