Economía
Suscríbete por 1€

Bruselas permite a España limitar el precio del gas para rebajar la factura de la luz

Bruselas eleva por un año el límite a 50 euros/MWh frente a los 30 propuestos junto a Portugal, con lo que parte de los recibos se reducirán un 40%.

Bruselas se abre a "limitar" el contagio del precio del gas a la electricidad
Este mecanismo finalmente tendrá una duración de un año
Javier Belver

La reunión de urgencia que este martes mantuvieron los ministros de energía de España y Portugal con los responsables de la Comisión Europea se ha saldado con un acuerdo por el que ambos países podrán limitar el precio del gas en el mercado mayorista de electricidad. Pero lo harán con una horquilla superior a la planteada inicialmente para la conocida como 'excepción ibérica', después de las reticencias mostradas por los socios del centro y el este europeo, liderados por Alemania; y tras la presión ejercida por buena parte del sector eléctrico para tumbar la propuesta.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y su homólgo luso, José Duarte, anunciaron que el mecanismo finalmente tendrá una duración de un año y consistirá en establecer un límite máximo de 40 euros/MWh en estos primeros meses; y una media de unos 50 euros/MWh para todo el periodo. La cifra es superior a los 30 euros/MWh propuesto en un principio por Madrid y Lisboa.

Transición Ecológica defiende que el plan será suficiente para rebajar el coste de la electricidad en el mercado y en su traslación al precio de la factura de los minoristas. El Ejecutivo había optado por apuntar a una cuantía de mínimos, consciente de que finalmente Bruselas no la autorizaría, aunque sí tendría margen para negociar, como finalmente ha ocurrido. La media del precio del gas de hace un año se encontraba por debajo de los 20 euros/MWh; la de todo 2021 ascendió a 50. Este marzo llegó a repuntar por encima de los 200 euros/MWh, en el peor momento de la crisis de Ucrania, lo que derivó en los récord del mercado eléctrico, cuando se situó por encima de los 500 euros/MWh a principios de mes. Hoy se encuentra en los 230 euros/MWh.

Ribera ha explicado que la idea es aprobar la medida en el Consejo de Ministros del próximo martes 3 de mayo, para que los consumidores puedan notar el cambio en su factura a partir del próximo mes. Aunque dependerá de cada ciclo de facturación de las comercializadoras. La premura se debe a que esta medida es el clavo ardiendo al que se aferra el Ejecutivo para combatir la escalada de precios, con una inflación que hasta marzo subió un 9,8% internaual. Un 70% de ese aumento se debe casi en exclusiva a los costes eléctricos.

Con estas referencias del gas sobre la mesa, el precio máximo de generación de la electricidad caería hasta los 140 o 150 euros/MWh, según las primeras estimaciones del mercado. Este mismo martes, la luz se encuentra en el entorno de los 233 euros/MWh. Es decir, supondría una rebaja del 40% en el precio de generación del 'pool'. A partir de ahí, su traslación al recibo supondrá una reducción, también media, de aproximadamente ese mismo porcentaje del importe de la factura al pesar ahora menos los impuestos y más la parte variable del consumo de luz.

Si en marzo (el mes récord) se pagaron 107 euros de media, ahora se pasaría a unos 65. Transición Ecológica apunta que saldrán beneficiados directamente los consumidores del mercado regulado -unos 10 millones de hogares-, aunque también el resto, apuntan en el Ministerio.

Distorsiones en el mercado

La idea es que al limitar el precio del gas, el coste al que ofrezcan las centrales de ciclos combinados la electricidad que producen también se encuentre topado. Y es la luz que procede de estas plantas, que se nutren de gas, la más cara de todo el mercado y la que arrastra al resto de tecnologías a cobrar precios elevados. En lo que va de año, el 17,7% de la luz procede de los ciclos combinados, por detrás de eólicas (26%) y nucleares (22%).

Ribera había viajado a Bruselas para mantener una reunión con la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, para abordar la propuesta presentada junto a Portugal ante el estancamiento de las negociaciones. Después de que el Consejo Europeo de finales de marzo aprobara la 'excepcionalidad ibérica', la propuesta ha encontrado numerosos obstáculos, sobre todo en Alemania, nada proclive a esta salvedad territorial en un mercado como el eléctrico, de ámbito comunitario. Ribera llegó a admitir que había "algunos aspectos técnicos que todavía" no estaban resueltos.

Aunque la propuesta era aparentemente sencilla, la letra pequeña ha dado muchas vueltas por los despachos de Bruselas. El gran temor europeo pasa por crear una distorsión en el mercado, aunque las interconexiones de la Península apenas alcanzan el 3%, en lo que se había convertido en la baza de los dos vecinos ibéricos ante el resto.

Tampoco parte de las empresas estabab de acuerdo con esta idea. Las grandes firmas, junto a las entidades y buena parte del mercado energético, han advertido de los "importantes y relevantes impactos" que podría ocasionar la 'excepción ibérica'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión