Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Tercer Milenio

industria

"Sabiñánigo tendrá el gran referente en economía circular en España"

Clemente González Soler, presidente de Alibérico, destaca el carácter pionero del nuevo proyecto de Iberfoil Aragón, la planta oscense.

Fachada de la planta de Iberfoil en Sabiñánigo.
Fachada de la planta de Iberfoil en Sabiñánigo.
Rafael Gobantes

La fábrica de Iberfoil Aragón, compañía de laminación de hoja fina de aluminio con sede en Sabiñánigo, tuvo que parar tres semanas en diciembre pasado y tres semanas en enero por falta de suministro de materia prima procedente de la planta de Alcoa en San Ciprián (Lugo) a causa de la huelga de trabajadores de este centro gallego. Un contratiempo con consecuencias laborales y económicas que el Grupo Alibérico, al que pertenece Iberfoil, espera no volver a sufrir una vez que esté en marcha el nuevo proyecto de economía circular de la factoría de Sabiñánigo. Una iniciativa que conlleva una inversión de 42,3 millones de euros y que creará 115 empleos nuevos directos y otros 400 indirectos.

 

«Sabiñánigo tendrá el gran referente en economía circular en España», aseguró ayer a este diario Clemente González Soler, presidente ejecutivo de Alibérico. «Vamos a pasar de una economía lineal a una circular donde todo lo haremos en esas instalaciones oscenses», apuntó. «Lo hacemos para asegurarnos los suministros de materia prima y para aprovechar la chatarra que generamos en nuestras plantas, que en vez de vender reciclaremos», precisó antes de recordar que «el aluminio es infinitamente reciclable». Entre las virtudes del nuevo proyecto de Iberfoil, según publicó el lunes el Gobierno de Aragón tras declararlo de interés autonómico, permitirá a la filial de Alibérico sustituir 25.000 toneladas de aluminio primario de Alcoa San Ciprián por 25.000 toneladas de chatarra de aluminio recuperado del propio mercado nacional.

También evitará que se tenga que recurrir a importaciones de aluminio de terceros países, supondrá un importante ahorro de energía al evitar el consumo de aluminio primario con alto consumo eléctrico y garantizará la viabilidad y futuro de una industria esencial y estratégica para España, la de envases para sectores como el farmacéutico y el de la alimentación.

«Es un proyecto precioso», insistió Clemente González Soler, quien destacó del mismo la construcción de esa nueva fábrica en un terreno anexo a la actual y que ocupa 45.000 metros cuadrados.

Inversiones

«Desde que compramos los terrenos y la maquinaria de Sabiñánigo en 2014 y pusimos en marcha la empresa con 33 trabajadores hemos alcanzado ya los 110 empleos y hemos invertido casi 25 millones de euros», reseñó el presidente de Alibérico. «Ahora invertiremos en el nuevo proyecto más de 42 millones de euros porque queremos tener una fábrica en primera línea de la industria, con procesos totalmente digitalizados y políticas de sostenibilidad que garanticen una economía verde», añadió.

González Soler aludió también a la apuesta por el hidrógeno en las futuras instalaciones de Iberfoil Aragón. El proyecto contempla el diseño y desarrollo de hornos de fundición que permitan en el futuro emplear hasta un 100% de hidrógeno como combustible, lo que ayudará a reducir y evitar emisiones de CO2 a la atmósfera en sus procesos industriales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión