Economía
Suscríbete por 1€

entidades

Nueva etapa en la Fundación CAI, con 10 trabajadores menos

La entidad reorganiza su actividad tras recortar plantilla y cerrar la biblioteca Mariano de Pano y las sedes de Huesca y Teruel.

Imagen de archivo de un evento en el centro Joaquín Roncal.
Imagen de archivo de un evento en el centro Joaquín Roncal.
Guillermo Mestre

El director de la Fundación CAI, Enrique Nogueras, comunicó ayer, en una reunión del patronato de la organización, los planes de la heredera de la Obra Social de Caja Inmaculada, marcados por la decisión de trabajar ahora no tanto en centros como en áreas específicas.

Según explicó Nogueras, esas áreas serán la social (promover actividades de este ámbito, entre ellas el apoyo a proyectos concretos); la cultural (seguir con exposiciones de artistas, conciertos y teatro);la de formación (tanto la profesional, siguiendo la herencia de la escuela de negocios CAI, como la vinculada a las humanidades), y la artística (poniendo en valor el arte contemporáneo, con exposiciones de artistas plásticos y otras actuaciones).

De esta manera la entidad afronta una nueva etapa después de que el expediente de regulación de empleo (ERE)planteado para la mitad de la plantilla (17 de los 34 trabajadores) se redujera a la salida pactada de 10 de ellos.

«Hemos conseguido los dos objetivos que buscábamos, que los que se quedasen lo hicieran con garantía de continuidad y que los que se fuesen salieran de la mejor forma posible», informó ayer Juan Álvarez Aranaz, presidente de la Fundación CAI. «Se ha hecho un esfuerzo económico de cierta importancia para evitar conflictos y al final las personas que se van lo hacen voluntariamente», añadió. La fecha oficial de salida es 30 de junio.

La organización mantiene algunas de las medidas drásticas planteadas para evitar que continuara la sangría económica, entre ellas el cierre de la histórica biblioteca Mariano de Pano de Zaragoza, cuya actividad continuará en gran parte –indicó Álvarez– en el centro Joaquín Roncal y en la instalaciones que se dedican a formación en la calle Juan Pablo II, frente al hotel Reina Petronila. La entidad también cerrará las sedes de Huesca y Teruel, que han sido durante muchos años puntos de encuentro de organizaciones sociales y de eventos culturales. «Era imposible mantener todo al contar con un presupuesto limitado, el que procede de la participación que tenemos en Ibercaja Banco y el rendimiento de algún inmueble», señaló Juan Álvarez.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión