Despliega el menú
Economía
Suscríbete

La CNMC abre un expediente a Repsol por irregularidades en la venta de luz y gas

El supervisor ha iniciado un procedimiento sancionador contra el grupo petrolero por presuntas prácticas ilícitas referidas a los cambios de comercializador sin consentimiento de los usuarios.

Antonio Brufau, presidente de Repsol
Antonio Brufau, presidente de Repsol
Efe

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha incoado un expediente sancionador contra Repsol por incumplir los requisitos de contratación de sus clientes. El organismo regulador que pilota Cani Fernández está investigando a la filial del gigante energético Repsol Comercializadora de Electricidad y Gas S.L. por llevar a cabo cambios de comercializador sin el consentimiento de los usuarios. El escrutinio del supervisor se produce cuando el grupo petrolero empieza a recoger los frutos de su revolución 'verde', un giro que tendrá su colofón en la futura venta de una parte de su filial de renovables (no más del 49%), bien con una salida a bolsa, bien con la entrada de un nuevo inversor.

Como adelanta el diario La Información, la CNMC lleva tiempo vigilando de cerca los cambios de comercializador que las empresas del sector efectúan sin el consentimiento explícito de los usuarios. La ley respalda que todo ciudadano puede saltar de una compañía energética a otra cuando quiera. Pero no permite que sean las compañías las que puedan traspasar su cartera de clientes. El Gobierno incluyó el veto a la comercialización puerta a puerta de contratos de electricidad y gas -causa más frecuente de estos cambios no deseados, según Facua- en el real decreto ley de medidas urgentes para la transición energética. La norma, vigente desde octubre de 2018, disparó la polémica entre las energéticas, que alegaron que perjudicaba a los más de 5.000 comerciales de todo el país.

Pese al 'coto' del Gobierno y la lupa del supervisor, los consumidores siguen denunciando estos incidentes, a través de las asociaciones de consumidores o contactando directamente con la CNMC. El último grupo energético que ha hecho saltar las alarmas del supervisor ha sido Repsol. El organismo que preside Cani Fernández señala que la compañía ha incurrido en una de las infracciones que recoge la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico. Se trata del "incumplimiento por parte de los comercializadores de los requisitos de contratación y apoderamiento con los clientes".

Entre 2017 y 2018, la CNMC registró 2,8 millones de cambios de comercializadora de electricidad y gas. En un 3,9% y un 6,6% de los casos analizados en los sectores de la luz y del gas natural, respectivamente, existieron dudas sobre la existencia de un consentimiento explícito por parte de los clientes. Año tras año los saltos de los clientes entre las compañías energéticas siguen dejando cifras elevadas. Solo en el primer trimestre de 2020, la CNMC registró más de un millón de cambios de comercializador -900.000 en el sector eléctrico y más de 200.000 en el gasista-. Dentro del mercado de la luz, Repsol (16,7%) fue, junto con Naturgy (25,8%), la compañía que mostró una menor fidelización de los clientes.

Competencia ha iniciado un procedimiento sancionador contra el grupo energético como ya hizo hace unos meses contra Endesa. El supervisor impuso una sanción a la energética que preside José Bogas de 300.000 euros por acumulación de tres infracciones graves como consecuencia del incumplimiento de los requisitos de contratación de suministros de energía eléctrica. En la citada sentencia del pasado mes de marzo, la CNMC concluyó que, entre otras incidencias, Endesa había formalizado tres contratos sin contar con el consentimiento explícito de un particular. El problema es más amplio. En todo 2019, el supervisor impuso a eléctricas y gasistas multas por un valor conjunto de 2 millones de euros por incumplir estas medidas de protección al consumidor.

Repsol ha ido abriéndose paso en los últimos años en el mercado libre de gas y electricidad hasta 'colarse' entre las cinco comercializadoras principales. La división del grupo que preside Antonio Brufau ocupa el quinto puesto en la pole del negocio eléctrico, con 656.153 clientes y una cuota de mercado del 3,5% en marzo de 2020 -último trimestre con datos disponibles de la CNMC-. Al cierre de 2015, la compañía apenas copaba el 2,5% del mercado libre de electricidad. El mayor crecimiento en la cuota de mercado del grupo tuvo lugar entre 2018 y 2019, cuando Repsol se hizo con el negocio no regulado de Viesgo, por el que desembolsó 750 millones de euros a los fondos Macquarie y Wren House.

La citada operación, que se cerró tras meses de intensas negociaciones, sumó a Repsol los 750.000 clientes de luz y gas de la eléctrica, además de incorporar al grupo petrolero las tres centrales hidráulicas y los dos ciclos combinados (Escatrón y Bahía de Algeciras y los saltos de Navia, Picos y Aguayo-Aguilar) de Viesgo. La adquisición de este paquete de activos impulsó a Repsol en el mercado 'verde' de comercialización de energía y dotó a la empresa de una capacidad de generación de bajas emisiones de 2.350 megavatios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión