Despliega el menú
Economía
Suscríbete

coronavirus

La D. O. Cariñena sostiene sus ventas en el mercado interior a pesar del impacto de la covid

De los más de 36,4 millones de botellas que comercializó en 2020, unos 11 millones se destinaron a España, apenas un 0,17% menos.

Viñedo de la D. O. Cariñena, tras la última poda, preparado para la próxima campaña.
Viñedo de la D. O. Cariñena, tras la última poda, preparado para la próxima campaña.
D. O. Cariñena

Las bodegas de la Denominación de Origen Cariñena comercializaron el pasado año algo más de 36,4 millones de botellas de vino, según los datos de control del consejo regulador. La cifra supone un descenso del 2,67% respecto al año anterior, donde las ventas superaron los 37,4 millones de botellas. De ellas, casi 11,15 millones de unidades tuvieron como destino el mercado interior, en el que el descenso de las ventas apenas fue imperceptible, un 0,17%, o lo que es lo mismo, apenas unas 9.000 botellas menos.

Es, sin duda, un buen resultado, porque no hay que perder de vista que estos datos se cosecharon en un complicado mercado marcado por la pandemia.Un escenario en el que el sector vitivinícola –como otros muchos de la agroalimentación– sufrió el fuerte impacto que las restricciones impuestas por la crisis sanitaria, especialmente el duro confinamiento, provocaron en el canal horeca, que incluso se vio obligado al cierre total durante dos meses.

Ya lo auguraban en junio de 2020 los responsables del consejo regulador, que aseguraban entonces que la pérdida de ventas en España no era especialmente significativa. El motivo es que alrededor del 30% de la producción que esta D. O. se destina al mercado nacional, pero de todo este volumen, el 80% se comercializa en las grandes superficies. Esta circunstancia explica las cifras, porque la distribución funcionó «perfectamente» durante los meses posteriores a la declaración del estado de alarma, compensando en parte las pérdidas de ventas que se producían en la hostelería.

Las exportaciones también respondieron de forma positiva durante el pasado ejercicio. En 2020, según las datos del consejo regulador de la Denominación de Origen Cariñena, partieron hacia los mercados exteriores casi 25,3 millones de botellas, lo que supone un descenso del 3,73% respecto a los más de 26,2 millones comercializados el pasado año.

Este descenso –tampoco preocupante en exceso dadas las elevadas cifras que suman sus exportaciones– también está marcado por la pandemia. Y es que entre sus principales clientes figuran países como Alemania –con 8,3 millones de botellas–, el Reino Unido –4,5 millones–, Rusia –2,6 millones–, China y Estados Unidos –ambos con cifras que rondan los 1,4 millones– en los que el coronavirus ha obligado también a tomar duras medidas, incluido el confinamiento o el cierre total de fronteras, lo que ha complicado además la realización de campaña promocionales y de refuerzo de las ventas.

Además, y aunque estos mercados mantuvieron sus compras de vino durante el pasado año, el impacto de la covid en la demanda interior ha hecho que las bodegas mirasen con más interés hacia el exterior provocando una fuerte competencia, incluso en precio.

Habrá que esperar a ver cómo se comportan los mercados durante este 2021, rodeado todavía de incertidumbre y en el que no parece cercana la ansiada ‘normalidad’. A este escenario se enfrentan las bodegas de la D. O. Cariñena con una cosecha "excelente", tanto en cantidad como en calidad. Porque en la pasada vendimia, las 14.183,25 hectáreas integradas en esta denominación de origen produjeron 92.256.311 kilos de uva, una cifra que no solo supera en un 61,37% la obtenida en la campaña anterior sino que además es un 11,9% mayor que la media de los últimos diez años, como recoge el último informe del consejo regulador.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión