Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Tercer Milenio

todo es economía

La conexión aragonesa del nuevo Rolls-Royce

El estudio zaragozano Ábaco Digital ha trabajado en la recreación virtual del nuevo modelo Phantom Tempus Collection.

Nuevo modelo de Rolls-Royce.
Nuevo modelo de Rolls-Royce.
Heraldo

Enrique Casasín e Ignacio Ferrando llevan muchos años trabajando para marcas de gran prestigio. Pioneros en el desarrollo de contenidos multimedia hace más de 20 años, estos dos profesionales aragoneses están especializados en fotografía esférica, vídeos 360º y realidad virtual, campos muy bien valorados por compañías cuya imagen debe estar siempre muy bien cuidada. Su empresa, Ábaco Digital, es muy conocida entre agencias de publicidad de renombre para proyectos muy diversos, «desde Laponia a la Antártida y desde la India a las Galápagos», apuntan. Coca-Cola, Ikea, Mercedes Benz, Opel, Ferrari, Heineken... El listado da cuenta del alcance que puede tener su trabajo, avalado por las propias marcas e incluso por nominaciones a los denominados ‘Oscar’ de internet, los Webby Awards.

El último desarrollo de Ábaco que ha salido a la luz ha sido el de una experiencia de realidad virtual creada por la compañía aragonesa con la productora británica Visualise para la mítica marca de automóviles Rolls-Royce. En concreto para el nuevo Rolls-Royce Phantom Tempus Collection, del que solo se ensamblarán 20 unidades. Un coche de colección, por tanto, para propietarios que demandan exclusividad en un vehículo hecho con mimo. En este caso, una berlina grande y lujosa que se presenta con el cuerpo de la carrocería pintado en un tono de azul único, según afirma la publicidad tras destacar su nombre –‘azul Kairon’– y llamar la atención sobre las escamas de mica azul que contiene, simulando estrellas.

«Diseñado por maestros del Universo», reza el anuncio del coche tras señalar que «en el espacio, el tiempo es eterno», algo más que una alegoría sobre el escenario en el que nace esta nueva pieza automovilística. El modelo tiene por fuera el detalle especial de la insignia del Espíritu del Éxtasis, que se erige sobre una pequeña base que puede contener una fecha y un lugar, los que determine su dueño. Por dentro, llama la atención el techo estrellado, imagen de ese universo del que habla el anuncio.

«El nivel de exigencia que hemos tenido en este trabajo ha sido muy grande», apunta Enrique Casasín, que está muy orgulloso de la labor realizada. «Había que hacer todo como ellos querían, al mínimo detalle, pero trabajar en un proyecto como este es, para una empresa pequeña como la nuestra, un sueño», admite. Al ser desarrollado en plena pandemia, los profesionales de Ábaco Digital no han trabajado como suelen hacerlo en estos casos. Ante las restricciones para viajar, tuvieron que contratar a un fotógrafo local en Londres para captar las imágenes que se necesitaban. «En otras circunstancias hubiésemos ido nosotros para hacer las fotos in situ, pero esta vez no se ha podido», indica el profesional zaragozano, que insiste en resaltar las buenas sensaciones que les ha dejado el resultado final.

El nuevo modelo de la marca británica creada por Henry Royce y Charles Stewart Rolls en 1904 fue presentado esta misma semana. Al hacerlo, el director general de Rolls-Royce Motor Cars, Torsten Müller-Ötvos, dijo que este «es un automóvil para aquellos que dan forma al mundo mientras buscan su propio lugar en el universo». El directivo insistía en que este modelo es para aquellos que entienden que, «sean cuales sean nuestros dones, talentos y oportunidades individuales, depende de nosotros aprovechar al máximo cada momento». El precio del coche no fue desvelado, pero algún medio especializado ha publicado que podría superar los 600.000 euros. Por cierto, sobre la guantera del vehículo hay una cita de Albert Einstein que reza: ‘La distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión obstinadamente persistente’.

Enrique Casasín reconoce que para realizar este trabajo les ha servido la experiencia de haberlo hecho antes con otras marcas de automóviles y, en ese sentido, recuerda el que hicieron para Mercedes Benz, del grupo Daimler, o el de una recreación del Opel Astra.

Ábaco Digital fue creada en 1998 después de que sus dos fundadores hicieran sus pinitos en realidad virtual en el Servicio Multimedia de la escuela de Ingeniería de la Universidad de Zaragoza. En la empresa, que tiene su sede en la calle Méndez Núñez de la capital aragonesa, trabajan cinco personas. En algún momento lo han hecho hasta ocho. La compañía factura entre 250.000 y 350.000 euros cada año.

Desde 2015, la pyme zaragozana ha llevado a cabo campañas para Médicos Sin Fronteras, Unicef y Naciones Unidas. En 2018, a través de una ONG inglesa dedicada a la protección de équidos en Pakistán, realizó un corto sobre la necesidad de proteger estos animales, fundamentales para la supervivencia de las familias.

Uno de los trabajos destacados de Ábaco fue ‘Polar Obsession’, grabado en 2017 en la Antártida y que estuvo nominado a dos premios Webby Awards. Optaba al galardón al mejor vídeo en 360º y a la mejor cinematografía en realidad virtual.

«Somos un estudio pequeño, pero grandes agencias de publicidad y plataformas nos conocen y nos llaman para trabajos importantes», resume Enrique Casasín. La multinacional de la publicidad McCann, por ejemplo, es una de esas grandes firmas que cuentan con los desarrolladores aragoneses. Seguir en esa línea es el reto de Ábaco Digital para seguir en la brecha.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión