Despliega el menú
Economía

Los consejos de Caixa Bank y Bankia activan hoy la creación del primer banco español

Calviño admite que el BCE ha impulsado la integración, que será sometida a la votación de sus accionistas en octubre

FILE PHOTO: Logos of Caixabank and Bankia are seen in bank offices near Barcelona
FILE PHOTO: Logos of Caixabank and Bankia are seen in bank offices near Barcelona
ALBERT GEA

Definitivamente será este jueves cuando Caixa Bank y Bankia decidan si aprueban la integración de ambas entidades. Los consejos de administración de los dos bancos han sido convocados para autorizar la absorción de Bankia por parte de Caixa Bank en lo que será la gestación del primer banco en España por volumen de activos (640.000 millones), plantilla (51.000 empleados) y presencia territorial (6.000 sucursales).

La convocatoria ha llegado después de dos semanas de intensas negociaciones entre los directivos de ambas entidades, lideradas por el consejero delegado de Caixa Bank, Gonzalo Gortázar; y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

A la operación aún le restan varias barreras que superar. La primera, además del aval de los ejecutivos, será la convocatoria antes de finales de octubre de las juntas extraordinarias de accionistas de ambas entidades. Fuentes bancarias prevén que será a finales de año cuando Caixa Bank integre en su estructura a Bankia. Las acciones de esta última repuntaron ayer otro 4% (acumulan un 43% desde el anuncio de fusión), y las de la entidad de origen catalana subieron el 0,15% (un 12% en 15 días).

Fue el pasado 3 de septiembre a medianoche cuando los dos grupos avisaron a la CNMV del inicio de las conversaciones. En realidad, las últimas semanas de agosto habían sido frenéticas para poder realizar ese anuncio. Para llegar a este punto, y sobre todo para convocar los consejos, ha sido clave la participación de la ministra de Economía, Nadia Calviño, y el presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, con una reunión clave el pasado lunes.

La vicepresidenta ha tratado de que el peso de Bankia en el futuro banco fuera de al menos un 25% del capital. Así, indirectamente, el Estado controlará en torno a un 15%. Lo hará a través del FROB, que tiene en Bankia un 60% del capital como resultado del rescate millonario que realizó la Administración en Bankia en 2013, por más de 22.000 millones de los que solo ha recuperado 3.000 millones.

Caixa Bank ejercerá el control de la entidad, con casi el 75% restante, un reparto en el que la Fundación La Caixa nunca ha querido que su participación fuera inferior al 30%. Era su línea roja. Para conseguirlo, Criteria Caixa -el brazo inversor de la fundación- pasará de tener su 40% actual en Caixa Bank a un 41%; y cuando la fusión se materialice, el peso de la Fundación no bajará del 30% en el futuro banco.

Para cuadrar ambas posturas ha sido necesaria la participación y el respaldo del Banco Central Europeo (BCE). El supervisor, cuyo vicepresidente es Luis de Guindos, exministro económico e impulsor del rescate a Bankia en su día, ha permitido que Criteria supere su actual 40% en Caixa Bank, algo que no era posible.

Etiquetas
Comentarios