Alemania debate la adopción de la semana de cuatro días para preservar el empleo

El ministro alemán de Trabajo, simpatiza con la propuesta del poderoso sindicato gremial del metal 'IG Metall' de reducir la semana laboral a cuatro jornadas o 30 horas de trabajo con un recorte salarial proporcional.

Berlín, 19 ago. (COLPISA, Juan Carlos Barrena, corresponsal).
'Volkswagen for Business': una jornada de motivación para el tejido empresarial aragonés
'Volkswagen for Business': una jornada de motivación para el tejido empresarial aragonés

El ministro alemán de Trabajo, el socialdemócrata Hubertus Heil, simpatiza con la propuesta del poderoso sindicato gremial del metal 'IG Metall' de reducir la semana laboral a cuatro jornadas o 30 horas de trabajo con un recorte salarial proporcional para sostener el empleo en tiempos de crisis por el coronavirus.

"La reducción de los horarios laborales con salarios proporcionales puede ser una medida adecuada si la patronal y los sindicatos se ponen de acuerdo", señala Heil en declaraciones este miércoles a los diarios del grupo Funke, en las que subraya que «se necesitan buenas y pragmáticas ideas para superar juntos la crisis». El sindicato "IG Metall", el mayor de Europa con casi 2,3 millones de afiliados, ha abierto el debate sobre la reducción de la semana laboral en la industria del metal y electrotécnica. "La semana laboral de cuatro días sería la respuesta a los cambios estructurales en industrias como la del automóvil. De esa manera se lograrían conservar los empleos en vez de reducirlos", afirmó el presidente del sindicato, Jörg Hoffmann, quien concedió "un cierto ajuste salarial para los trabajadores que puedan permitirse".

La iniciativa ha abierto una polémica con clara división de opiniones. El presidente del prestigioso Instituto Alemán de Estudios Económicos (DIW), Marcel Fratzscher, considera viable una semana laboral de cuatro jornadas, pero solo si existe una renuncia al mantenimiento de los salarios. El Consejo Económico de la gobernante Unión cristianodemócrata, por el contrario, no acepta reducir la semana laboral con un ajuste limitado de los salarios para las empresas en pleno cambio estructural. "Una reducción del horario de trabajo con un ajuste parcial de los sueldos no haría sino incrementar los costes salariales",, señaló Wolfgang Steiger, secretario general de dicho consejo.

Pero hay también quien va más allá que los sindicatos, el partido de La Izquierda exige para todos los trabajadores "un recorte general de la semana laboral hasta las 30 horas a tiempo completo" para salvar aquellos empleos amenazados por la digitalización del trabajo. Las propuestas resultan controvertidas por que la digitalización no tiene que conducir inevitablemente a menos empleo, según aseguran los expertos y para los empresarios no harían sino incrementarse los costes si para realizar el mismo trabajo tuviesen que contratar a más empleados. En todo caso, el debate no será resuelto por los políticos, sino en las negociaciones de los convenios entre la patronal y los sindicatos. Negociaciones que se prevén duras ya que los primeros han rechazado de plano la propuesta de reducción de la semana laboral de los segundos.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión