Despliega el menú
Economía

Economía

La Zaragozana sufre un ciberataque que afecta a sus servicios operativos y logísticos

El grupo cervecero aragonés Ágora en el que se integra la marca Ámbar, que ha denunciado el hecho ante el Instituto Nacional de Ciberseguridad, asegura que no va a pagar ningún rescate e insiste en que está trabajando para restablecer los sistemas.

ECONOMIA LA ZARAGOZANA PLATAFORMA LOGISTICA EN CARRETERA DE CASTELLON / 07-03-2017 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO
Imagen de La Zaragozana.
Aránzazu Navarro

El grupo cervecero Ágora, en el que se integra La Zaragozana, ha sufrido este fin de semana un ciberataque que ha inutilizado sus servicios operativos comerciales y logísticos, aunque la producción de las fábricas no se ha visto afectada y las plantas continúan trabajando con total normalidad. Lo han confirmado este lunes los responsables de la empresa, que han reconocido que el ataque les ha obligado a realizar a mano el trabajo informatizado.

“Desde el primer momento y tras dar aviso al Instituto Nacional de Ciberseguridad, se está trabajando para restablecer los sistemas”, han explicado desde la compañía, que ha detallado que sus equipos humanos están respondiendo desde entonces a las peticiones de los clientes, manteniendo las entregas y tomando pedidos, por lo que “está asegurando así el máximo servicio posible”.

El Grupo Ágora, que “ante la gravedad del ataque” -como lo ha definido- ha cursado denuncia, ha insistido además en su voluntad de no atender la petición de dinero para desbloquear la situación generada.

La compañía aragonesa se suma así a las numerosas empresas españolas que en los últimos tiempos están sufriendo ataques con rescate, si bien no ha concretado de qué virus se trata ni la condiciones impuestas para su restablecimiento. Normalmente estos ataques se producen con lo que se conoce como 'ransomware', que se comporta como un programa malicioso que puede entrar en un ordenador aprovechando la vulnerabilidad de algún programa utilizado o por ejemplo a través de una memoria USB infectada. No es muy diferente de los virus o troyanos, de modo que es capaz de replicarse y conectarse con otros ordenadores de la red hasta que están infectados. Pero el objetivo de estos ciberataques no es solo destruir datos y archivos, sino obtener un beneficio, de modo que el 'ransomware' cifra los archivos con una clave compleja por la que hay que pagar.

Según explican los expertos, la víctima del ciberataque recibe un mensaje que suele mostrarse en la pantalla en la que explica la situación, pide un pago en moneda virtual e incluso incluye una cartera de bitcoin para que sea ahí donde se transfiera el dinero.

Etiquetas
Comentarios