Economía

Ganadería

“Ofertas reclamo” en la leche con motivo de la vuelta al cole que ponen en jaque la supervivencia de las ganaderías

El sector pide prohibir la venta a pérdidas, ya que “supone una banalización de un producto alimentario por su utilización como producto reclamo para atraer a los clientes a los establecimientos en base a promociones con precios por debajo de los costes de producción”.

Ofertas reclamo en la leche con motivo de la vuelta al cole ponen en jaue la supervivencia de las ganaderías
En Aragón, han cerrado cinco explotaciones desde julio de 2018, tres en 2019.
Heraldo.es

Un brick de leche a 0,55 euros el litro e incluso a 0,50. Esas son las “ofertas reclamo” que, según denuncia el sector productor, se pueden encontrar en las grandes cadenas de supermercados coincidiendo con la vuelta al cole. “Algunas de las grandes cadenas de la distribución utilizan los productos básicos de la cesta de la compra como reclamo –explica José Manuel Roche, presidente de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en Aragón– para después recuperar este margen de pérdidas con otros productos”.

Esta venta a pérdidas se trata de una práctica habitual, según anota el sector, entre las grandes superficies. “Es una práctica abusiva que además se contagia entre las diferentes cadenas, ya que si lo hace una, lo hace el resto para no perder clientela”, anota Roche. En esta ocasión, en las últimas semanas, las ofertas reclamo se han centrado en la leche, e incluso, tal y como recoge Agrodigital, se ha llegado a fotografiar un brick de leche a 0,25 euros el litro en los primeros días de septiembre, cuando el coste de producción de un litro de leche se encuentra en 0,35 euros y el ganadero recibe, de media, 0,31 euros por cada litro. “Lo que percibe el ganadero no sirve para cubrir los costes de producción, por lo que es imposible asegurar el relevo generacional, una cuestión que agrava el abandono del sector y la despoblación del medio rural”, ha subrayado en una carta Andoni García, responsable de Cadena Alimentaria de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), dirigida al ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) en la que se ha denunciado la proliferación de ofertas de leche con precios anormalmente bajos en varias cadenas de distribución, que “suponen una banalización de un producto alimentario por su utilización como producto reclamo para atraer clientes a sus establecimientos en base a promociones con precios por debajo de costes”.

Con esta carta se pretende que ambos organismos tomen medidas urgentes, en colaboración con los organismos competentes de las comunidades autónomas, para evitar que esta práctica se generalice en todas las cadenas y se produzca un aprovisionamiento en los hogares tras las vacaciones. “Al contrario de lo que pueda parecer en un primer momento, esta práctica no supone en ningún caso un beneficio para los consumidores, como algunos podrían pensar, pues estos márgenes se recuperan con otros productos, y animamos a todos a que denuncien este tipo de prácticas reclamo, que además perjudican gravemente al productor local y nacional”, apunta el presidente de UPA en Aragón, a la vez que hace hincapié en los 10 motivos, que ha publicado su organización, por los que se debería prohibir la venta a pérdidas.

Entre estos se encuentra la importancia de proteger a la agricultura y a la ganadería dados los innumerables beneficios que aportan a la sociedad; el desequilibrio en la cadena agroalimentaria con cientos de miles de pequeños productores, miles de industrias y cooperativas agroalimentarias, cientos de intermediarios y apenas unas pocas grandes corporaciones de la distribución; y que la venta a pérdidas se traducirá en la destrucción del tejido productivo. “Estas prácticas suponen un problema para desarrollar nuestra actividad, pues cada vez tenemos una menor rentabilidad, lo que se traduce en que muchos se ven obligados a dejar de producir, y esto no solo agrava el problema de la despoblación, sino que además con el paso del tiempo el consumidor no podrá encontrar productos nacionales y locales en el mercado y, al aumentar las importaciones, se producirá también una pérdida de seguridad alimentaria”, señala Roche.

De hecho, expone el sector, las ganaderías lácteas sufren ya este deterioro, ya que en el último año en España han cerrado 816 explotaciones, según los datos publicados por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), un organismo autónomo, adscrito al MAPA, quedando 13.661 ganaderos produciendo leche de vaca a fecha de julio, últimas cifras disponibles. En Aragón, donde quedan 50 explotaciones, han desaparecido cinco desde julio de 2018, tres en 2019.

 

Etiquetas
Comentarios