Despliega el menú
Economía

el express

Feltwood o su aprendizaje en Silicon Valley

Oscar Longares, jefe de Desarrollo de Negocio en la ‘start up’ aragonesa, saca jugo a su estancia en California.

Óscar Longares, responsable de Desarrollo de Negocio de Feltwood, en Silicon Valley.
Óscar Longares, responsable de Desarrollo de Negocio de Feltwood, en Silicon Valley.
Heraldo

PREMIO. Feltwood es uno de los proyectos empresariales más novedosos de entre los que han surgido en los últimos tiempos en Aragón. Seguros de que casi todos los materiales pueden tener una doble vida y conscientes de que hay que eliminar plásticos, con el liderazgo de Arancha Yáñez han podido demostrar hasta que una lechuga puede transformarse en un elemento que sirva de base para dar forma a muebles, bandejas o envases de distinta naturaleza. Por ello la ‘start up’ fue galardonada con el premio ‘Emprendedor XXI’ de Caixa Bank, un reconocimiento que incluía para un miembro del equipo de la compañía un viaje a Silicon Valley, en California, para ver cómo se trabaja en esa gran cuna de la innovación internacional, a lo que se suma un aprendizaje en numerosos aspectos de la actividad de una empresa que empieza a dar sus pasos, amén de entablar contactos que vienen de maravilla para el futuro. Óscar Longares, responsable de Desarrollo de Negocio, fue la persona designada por Feltwood para realizar en julio un viaje a Estados Unidos que le ha dado «una experiencia que no sé si va a cambiar el rumbo de la empresa, pero será de gran utilidad profesional y personalmente», según sus palabras.

‘MOON SHOT’. Al viaje realizado por Longares fueron los representantes de 12 empresas premiadas por Caixa Bank, responsables de la entidad financiera y de la escuela de negocios Esade, encargada de impulsar un programa que incluyó una pequeña formación teórica denominada ‘Moon shot’. Esta terminología viene de un mítico discurso de John F. Kennedy en 1962, en el que dijo que «elegimos ir a la Luna. No porque es fácil, sino porque es difícil». Un espíritu positivo que es el que ha llevado a varias compañías a desarrollar una nueva mentalidad en sus trabajadores. El pensamiento ‘Moon shot’, dicen los expertos, pretende incentivar a las personas a realizar proyectos para solucionar problemas de forma radical. Todo muy americano, sí, pero para eso fueron los emprendedores españoles a ese viaje a Silicon Valley. Ahí visitaron las sedes de Google, HP (Hewlett Packard) o Singularity University, institución académica de la zona cuya finalidad es «reunir, educar e inspirar a un grupo de dirigentes que se esfuercen por comprender y facilitar el desarrollo exponencial de las tecnologías y promover, aplicar, orientar y guiar estas herramientas para resolver los grandes desafíos de la humanidad». Con el representante de la ‘start up’ aragonesa estuvieron los de las firmas Triditive, Zeleros, Huub, PeekMed, Pro Drone, Seacliq, BeePlanet Factory, GlyCardial, Mitiga, Predictiva y Nido Robotics, lo que dio lugar a un ‘networking’, contactos entre ellos, muy bien valorados por todos.

PATENTE. En estos días de agosto mantiene Óscar Longares y gente de Feltwood su actividad porque no hay tiempo que perder. El viernes de la semana pasada la firma presentó su patente, mientras que ahora trabaja en el tema industrial. «Vamos a pasar del laboratorio a las máquinas para producir», señala el jefe de Negocio de la compañía. «Por otro lado», añade, «estamos hablando con empresas, entre ellas multinacionales, para que estas puedan recibir los residuos vegetales con los que se pueda fabricar algo». El modelo de Feltwood, apunta Longares, no es que ellos fabriquen, sino que los medios de producción los tengan sus clientes, y lo que hará la patente es proteger su inversión, que no sea tan fácil copiarles. «El propósito de la empresa es que se reduzca el uso de plástico», resume finalmente, sin olvidar otros propósitos sociales como el de fijar población rural a través de una actividad que da más valor a lo que se produce en el campo.

CAMBRIDGE. Caixa Bank dio cuenta recientemente de un programa en el que ha participado otra de sus empresas premiadas, la aragonesa Titan Fire Systems. Javier Escolano ha sido el representante de la compañía que lidera Carolina Vilas en una suerte de cursillo de formación académico celebrado en la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y dirigido a empresas que se encuentran en fases iniciales que «les ayuda a seguir creciendo y validando sus proyectos». El programa se llama Ignite y entre sus bondades está «la combinación entre la teoría, perfectamente dividida y simplificada, y los ejemplos prácticos», según palabras de Escolano. Esto le ha permitido saber «qué puntos debo tener claros a la hora de promocionar y desarrollar Titan Fire Systems».

Luis H. Menéndez

Etiquetas
Comentarios