Economía

economía

Banco Santander gana un 14% menos por el ERE del Popular

Consigue un beneficio de 3.231 millones y calcula que en tres años reuperará la factura del ajuste laboral.

La presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, durante la intervención en la junta celebrada este martes.
La presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, durante la intervención en la junta celebrada este martes.
B.S/ EFE

El Banco Santander ha incluido en sus cuentas semestrales el impacto que ha tenido el ERE acordado en junio con los sindicatos para acabar con las duplicidades con el Popular. La operación ha tenido un coste de unos 600 millones en el resultado neto del grupo, que ha ganado 3.231 millones de euros en la primera mitad de 2019, lo que supone un 14% menos que un año antes.

El banco presidido por Ana Botín ha dotado con 814 millones en concepto de costes de reestructuración –no solo por la fusión del Popular–, en el que también se incluyen 26 millones de un ajuste realizado en el Reino Unido, así como los 80 millones procedentes de los seguros de protección de pago en ese país, y los 108 millones anunciados en el primer trimestre del año.

En el caso de España, la entidad calcula que podrá recuperar el impacto del coste que tiene el último ERE en un plazo de tres años. En estos momentos, se encuentra abierto el plazo de adhesiones voluntarias, que están siendo "altas", según indicó este martes el consejero delegado del grupo, José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados.

Potencial en América

El banco celebró este martes una junta extraordinaria en Santander en la que aprobó la ampliación de capital de hasta 2.560 millones de euros para hacerse con la totalidad de su filial en México. Hasta ahora, los accionistas minoritarios ostentaban casi un 25% de ese negocio que el grupo aspira a controlar. De hecho, el consejero delegado se mostró muy optimista con la evolución de Santander México, que aporta un 8% del beneficio consolidado de la entidad, hasta tal punto que aspira a seguir creciendo en ese territorio. Los negocios en América representan un 55% del resultado, con Brasil (un 29% del total) a la cabeza.

Distinta es la percepción de Europa, sobre todo por las políticas del BCE que podría aprobar otra rebaja de tipos hoy. Álvarez reconoció la "dificultad" que tiene la banca a la hora de "adaptarse" a un contexto tan "complicado". A ello se une la incertidumbre en el Reino Unido, donde siguen pendientes del desenlace del ‘brexit’.

Por otro lado, Álvarez aclaró que la entidad no se plantea, en ningún caso, empezar a cobrar a los clientes minoristas por sus depósitos, incluso aunque el BCE recorte más los tipos.

Etiquetas
Comentarios