Economía

el express

La diversidad como prioridad empresarial

La memoria anual de BSH España refleja la apuesta de la firma por políticas de igualdad y de integración.

Una operaria, en la planta de BSH en Montañana
Una operaria, en la planta de BSH en Montañana
BSH

EQUIPO DIVERSO. En la reciente gala de verano de Directivas de Aragón, en la que se entregaron los premios ‘Talento y mérito’, Camino Cubría, responsable de Recursos Humanos de Adidas en España, destacó en el discurso de recepción de uno de los galardones (el de la empresa) que en la multinacional alemana de equipación deportiva la diversidad es uno de los valores que más defienden en lo laboral. Porque son conscientes, dijo, de lo que gana una compañía con un equipo humano en el que hay variedad. Ese día se reconocía su apuesta por la igualdad entre hombres y mujeres –en Zaragoza lo tienen claro desde la mismísima cúpula, con Marta Ríos ejerciendo la dirección de Adidas Iberia–, si bien en la empresa fundada en Herzogenaurach (Alemania) por Adolf Dassler en 1949 lo de la diversidad va más allá. Entre sus directivos, que trabajan en puntos de todas partes del mundo, la procedencia es muy amplia.

LA MEMORIA DE BSH. No ganó el premio de Directivas BSH Electrodomésticos España, pero su memoria anual de 2018, recientemente publicada, refleja bien los avances que en materia de diversidad («es una prioridad», afirma la compañía) está experimentando. Hace especial hincapié el grupo que incluye a la marca aragonesa Balay en la internacionalidad, el género y la edad. «Estamos convencidos de que las diferentes experiencias, perspectivas y capacidades de nuestros empleados ejercen un impacto positivo en el éxito de nuestra empresa», recalca. Defiende BSH con firmeza la diversidad de género con un Plan de Igualdad que recoge objetivos y medidas de ámbito común y específico en cada centro de trabajo. Las mujeres suponen el 33% de la plantilla de la compañía en España, que tiene en Zaragoza su sede central, fábricas en Montañana y La Cartuja, un centro logístico en Plaza, donde también cuenta con un centro de servicio al cliente, y otro de atención al usuario en el edificio El Trovador. BSH ha pasado de tener un 4,5% de mujeres en puestos de responsabilidad en 2001 a alcanzar el 23% en 2012 y situarse en el entorno del 30% en 2018, un dato nada desdeñable al tratarse de una empresa fundamentalmente industrial. En Opel España, hoy en el grupoPSA, las mujeres que trabajan son el doble de las que había hace nueve años, al haber pasado del 6,38% en 2009 al 14,9% en 2018. En la fábrica de Figueruelas, informó la compañía a este diario en marzo, «no establecemos cuotas, pero sí ‘discriminación positiva’; en igualdad de mérito, se selecciona/promociona al participante del sexo menos representado: generalmente, mujer».

PROCEDENCIA. La diversidad cultural, apunta BSH en su memoria, «representa una fuente de creatividad y permite formar equipos mixtos para los distintos proyectos, que integran diferentes experiencias y puntos de vista». La compañía, afirma, apuesta por el desarrollo a nivel internacional de sus empleados con un programa de expatriados y con la mejora en su nivel de idiomas (bien sabe de esto el profesor de lenguas extranjeras Winni Schindler). En 2018 estuvieron desplazados un total de 19 trabajadores españoles en Alemania, Perú, China, Italia, India, Marruecos, Rusia, Suecia, Dubai, Turquía y Estados Unidos, mientras que en BSHEspaña se acogió a seis procedentes de Alemania, China, Turquía y la India.

Etiquetas
Comentarios