Economía

banca

Cómo dejar de pagar comisiones al banco

Negociar con la entidad financiera la devolución de los cobros será más fácil para clientes que tengan una mayor vinculación, a través de la nómina, domiciliaciones o seguros.

Los cajeros tienen que avisar si la operación lleva aparejada una comisión.
Los cajeros tienen que avisar si la operación lleva aparejada una comisión.
Heraldo

Tener una cuenta corriente abierta, hacer una transferencia, pagar con tarjeta en una red de cajeros de otra entidad figuran entre los servicios que presta la banca y en los que cobra una comisión. Pero estos costes son negociables, por lo que el cliente puede hablar con la entidad y tratar de rebajar su factura de comisiones bancarias. "La devolución de las comisiones es una potestad propia del director de la sucursal", explican desde Adicae. En esa negociación se tienen más posibilidades de éxito si el cliente tiene varios productos contratados con el banco. "El consumidor debe hacer valer su condición de cliente de la entidad", plantean. Tendrá más argumentos para pedir la devolución de las comisiones si tiene domiciliada la nómina, contratados productos como seguros (de hogar, de vida, de automóvil…) o domiciliados los recibos mensuales de luz, agua o teléfono.

Consejos para negociar

Desde la asociación también aconsejan practicar el ‘busque y compare’ y dirigirse a otras entidades para solicitar información y condiciones acerca del cobro de comisiones. Y dan una serie de consejos para evitar las comisiones bancarias:

1. Contratar varios productos o servicios en el mismo banco para reforzar la vinculación. 

2. Evitar los descubiertos en cuenta que la deje en números rojos y aumente el cobro de comisiones.

3. Tener prudencia al utilizar los cajeros automáticos. Es obligatorio que en los cajeros se informe del coste de la comisión y de los gastos de la operación antes de que se realice. El importe de la comisión varía en función de la red del cajero automático donde se saca dinero. 

4. Ser cauteloso al contratar y usar tarjetas de crédito o débito. El importe de esta comisión depende del tipo de tarjeta: cuanto mayor es la categoría de la tarjeta, más alta es la comisión, advierten desde Adicae.

La asociación de consumidores explica que entre las comisiones que más quejas generan se encuentran las comisiones por mantenimiento de cuenta. "Estas comisiones generalmente se devuelven al consumidor cuando reclama pero las entidades no las eliminan definitivamente", apuntan. De esta forma, aunque el cliente consiga que se la devuelvan una vez, a los seis meses o cuando el consumidor tenga estipulado el cobro de la comisión, "la entidad se la vuelve a pasar de manera que debe estar atento para volver a reclamarla".

Etiquetas
Comentarios