Economía

especial oficinas

¿Hay un rincón para desconectar en su oficina?

Estas zonas de descanso en las oficinas son cada vez más comunes ya que ayudan a controlar el estrés, fomentan el espíritu de equipo y mantienen alta la productividad de la plantilla.

Estas zonas buscan trasmitir tranquilidad para que sus trabajadores se olviden durante unos minutos del estrés laboral.
Estas zonas buscan trasmitir tranquilidad para que sus trabajadores se olviden durante unos minutos del estrés laboral.
Unsplash

Las dinámicas de trabajo han cambiado mucho en los últimos años. Cada vez más empresas optan por abandonar los modelos clásicos y dar pie a nuevas técnicas que buscan fomentar el trabajo en equipo, la creatividad y el empoderamiento de sus empleados. Por eso, las actividades fuera del horario laboral, como los eventos de ocio y deportivos, están ya anotadas en los calendarios de Recursos Humanos. Unas iniciativas que no solo se dan fuera de las instalaciones, ya que las zonas de desconexión son esenciales en cualquier empresa que apueste por el futuro. De esta manera, no es extraño encontrar salas con televisión, área de café o de juegos en las que disfrutar de los minutos de descanso.

herencia nórdica

Pese a que en España estos espacios son algo relativamente novedoso, las empresas nórdicas y anglosajonas entendieron hace ya mucho tiempo que una reunión en un espacio más informal puede ser más productiva que pasar horas delante de un ordenador o encerrados en un despacho. Además, aunque existe una creencia popular de que los descansos pueden disminuir el ritmo laboral, ocurre lo contrario. No tomarse descansos para desconectar unos instantes y socializar con los compañeros puede llegar a reducir seriamente la productividad.

Así, los expertos señalan la importancia de estas zonas para controlar el estrés y el estado de ánimo, fomentar el espíritu de equipo y mantener alto el rendimiento de la plantilla. Por ello, su diseño es esencial. En el mercado existen distintas soluciones para crear estas estancias adaptadas al espacio disponible. Desde un área con unas mesas y taburetes altos, hasta un gran comedor de empresa, pasando por una zona de relax con sofás y mesas bajas. La clave reside en ser conscientes de las necesidades reales, basadas en el número de trabajadores.

De esta manera se puede optar por la clásica sala de café, que se encuentra en muchas de las empresas, rebautizada como áreas de ‘workcafé’, o por zonas más arriesgadas y que sorprenderán a los trabajadores, como una ‘play zone’ donde divertirse y jugar al billar, al futbolín, a los dardos e incluso al golf. Unos ejemplos que muestran que las empresas empiezan a comprender la utilidad de reservar unos metros cuadrados de sus oficinas para destinarlo a este uso recreativo, que además es un incentivo para los empleados, pues hace que se sientan más valorados y mejor cuidados por su entidad.

- Ir al 'Especial Oficinas'

Etiquetas
Comentarios