Economía

Cuatro opciones naturales y económicas para limpiar el horno

Utilizando productos tan comunes como el vinagre o el limón se consigue eliminar toda la suciedad de este electrodoméstico.

Estas opciones son menos agresivas que los productos artificiales.
Estas opciones son menos agresivas que los productos artificiales.
Freepik

Limpiar el horno es una de las tareas más arduas de la cocina, ya que este electrodoméstico acumula una suciedad complicada de eliminar. En la actualidad, existen numerosos productos en el mercado que consiguen quitar la grasa incrustada, sin embargo, estos suelen ser muy fuertes y pueden resultar irritantes o dejar un olor intenso por todo el hogar. Por ello, existen trucos para evitar utilizar un producto quitagrasas. Además, se pueden recurrir a las opciones naturales, que han pasado entre generaciones, puede ser un buen recurso que resulta igual de eficaz y mucho más económico.

Vinagre

El vinagre es uno de los reyes de la limpieza del hogar, gracias a su multitud de usos. Este producto tiene propiedades antibacterianas y desinfectantes. Se puede utilizar como un 'spray', añadiendo en una botella con dispensador tres partes de agua y una de este producto, para que el olor no sea muy fuerte. Esta mezcla se debe pulverizar en las paredes del horno, dejar actuar unos minutos y aclarar. En el caso de que se necesite una limpieza más profunda, se puede llenar la bandeja con dos vasos de agua caliente y uno de vinagre, encender el horno a 200 grados y dejarlo durante 30 minutos. El vapor de esta mezcla hará que la suciedad de las paredes salga sola y que para retirarla solo sea necesario un trapo húmedo.

Bicarbonato

Además de su infinidad de usos domésticos, otras de las ventajas del bicarbonato son su bajo precio y su facilidad de compra. Existen diversas opciones, se puede esparcir directamente sobre el horno y rociarlo con la mezcla de vinagre y agua, para eliminar los restos de comida. Otra opción es hacer una pasta con diez cucharadas de bicarbonato, cuatro de agua caliente y tres de vinagre para que se adhiera mejor, y usarlo también por las paredes. Es importante añadir el vinagre muy poco a poco porque hará reaccionar al bicarbonato formando espuma. Después es cuestión de paciencia, se debe dejar actuar unas horas, dependiendo del nivel de suciedad del electrodoméstico, y aclararlo con agua. No es necesario frotar, la suciedad se despega sola. Si se quiere acelerar el proceso, solo hay que encender el horno y dejarlo un rato con la mezcla dentro. La suciedad se despegará mucho más rápido.

Sal gruesa

Otra opción válida para aquellos que no soporten el fuerte olor del vinagre es la sal gruesa. Se puede hacer la misma mezcla que con este producto y conseguir un resultado igual de bueno.

Limón

Además de por su poder desinfectante, el limón es perfecto para la limpieza del horno porque elimina los olores. Tan solo es necesario llenar la bandeja del horno con agua, el zumo de un limón y su cáscara. Lo mejor es hacerlo después de su uso, para aprovechar el calor que aún se mantiene, pero sino tan solo es necesario encenderlo a temperatura media y dejarlo actuar 30 minutos. Con el vapor de esta mezcla se limpia el electrodoméstico y no queda rastro de ningún olor desagradable.

Etiquetas
Comentarios