Despliega el menú
Economía

Recuperar los derechos perdidos y los despidos, las motivaciones más comunes para la huelga

CC.OO. denuncia un aumento de la conflictividad laboral relacionada con la negociación colectiva.

Protesta de los trabajadores del tranvía
Cinco de las últimas seis Fiestas del Pilar han tenido amenazas de huelgas del transporte
Guillermo Mestre

CC.OO. ha denunciado este lunes que las huelgas sectoriales celebradas en 2018 y muchas de las convocadas en una sola empresa estuvieron relacionadas con la negociación colectiva y con las "reticencias" de los empresarios a cumplir con el acuerdo de convenios pactado entre sindicatos, CEOE y Cepyme.

En un informe en el que analiza la conflictividad laboral del periodo enero-octubre de 2018, el sindicato señala que un "rasgo característico" de las huelgas sectoriales que tuvieron lugar el año pasado es su feminización, pues muchas de ellas se celebraron en sectores donde las mujeres trabajadoras son mayoría (conservas vegetales, elaborados del mar, textil-confección, ayuda a domicilio, enseñanza, comercio y limpieza de edificios).

En los sectores de la administración pública (Sanidad, Educación, Justicia, Instituciones Penitenciarias) los trabajadores fueron a la huelga para recuperar derechos perdidos en la última década y por otras cuestiones que ya estaban presentes antes de la crisis, como el amianto, las condiciones laborales del profesorado de la educación pública o las externalizaciones.

Otros problemas que han originado huelgas han sido los despidos (colectivos, individuales, por falta de subrogación al cambiar la contrata), la "represión" sindical, los impagos, las reestructuraciones, los falsos autónomos, la inaplicación de la normativa laboral española o la exigencia de regulación de actividades que compiten con otras que sí están reguladas.

Asimismo, el sindicato apunta que en 2018 se registraron también varias huelgas de larga duración, tanto sectoriales como de empresa, que para expresar el rechazo de las plantillas a continuar con las políticas laborales y de recortes en servicios públicos implantadas durante la crisis, y la escasa repercusión del crecimiento económico en los salarios.

Sin contar la huelga del 8 de marzo, de enero a octubre de 2018 se registraron 560 huelgas en las que participaron 215.383 personas, dejándose de trabajar 520.725 jornadas. Respecto a 2017, aumentó el número de participantes (36.668 más) y de jornadas no trabajadas (38.078 más), pero disminuyó el número de huelgas (75 huelgas menos).

La reducción del número de conflictos se concentró exclusivamente en las huelgas de empresas privadas, ya que en el sector público se produjeron 12 huelgas más.

Etiquetas
Comentarios