Despliega el menú
Economía

Cinco ambientadores que puedes hacer tú mismo

Con algunos ingredientes habituales en las despensas se pueden elaborar remedios naturales para eliminar los malos olores.

La menta fresca es una de las hierbas que, colocada en la cocina, puede mantener un olor fresco.
La menta fresca es una de las hierbas que, colocada en la cocina, puede mantener un olor fresco.
Unsplash

Dejar la casa impecable es uno de los aspectos que más preocupa en cuanto a limpieza se refiere. La higiene y la salud son las razones que hay detrás de este interés por la limpieza, aunque también podría ser la dicha pues, según la ciencia, limpiar la casa nos hace más felices. No hay que obsesionarse en exceso pues es inevitable que la casa se ensucie. Tampoco se puede impedir que distintos olores desagradables queden impregnados en el piso: aquellos que desprenden los alimentos, la ropa sucia, los olores que entran del exterior... Además, los productos de limpieza, las velas o freír los alimentos también contaminan el aire. Así, conseguir un aire fresco en el hogar es la mejor alternativa para la salud de tu familia y del medioambiente. Consigue que tu casa huela siempre bien con estos cinco ambientadores naturales que tú mismo puedes preparar con ingredientes que seguro guardas en la despensa.

Menta y otras hierbas frescas. Geranio, menta, romero y lavanda son algunas de las hierbas que, además de calmar el estrés, ayudan a refrescar el ambiente y aportan un toque muy rústico.  Café. Entre 3 y 6 tazas de café al día reducen el riesgo de mortalidad por todas las causas. Este puede ser un buen motivo para preparar un rico café y poner sus posos en el fondo de la bolsa de basura para que no se desprendan los malos olores posteriores.  Vinagre. Además de ser un buen conservante,  el vinagre elimina bacterias y desinfecta el aire de forma natural. Para ello, solo hay que llenar una botella de spray con una parte de vinagre blanco y cuatro de agua. Si se quiere hace mayor hincapié en la cocina, se puede colocar un tazón que lo contenga en esta estancia.  Cáscara de naranja. Igual que se puede reciclar la pulpa cuando se hace zumo, la piel es otra de las partes a las que se le puede sacar partido para refrescar el ambiente y darle un matiz cítrico. La clave está en pinchar unos clavos de especia en la piel para que los aceites esenciales de ambos ingredientes se liberen y desinfecten el aire.  Aceites esenciales. Si se hierve una olla de agua y al retirarla del fuego se añaden unas gotas de aceites esenciales, como limón o eucalipto, se refrescará y purificará el aire por sus propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales. Las hierbas secas y, por supuesto, las plantas son otros dos remedios naturales con los que purificar el aire. Con estos ambientadores y, tras limpiar la cocina a fondo, mantener la casa ordenada y desinfectar la ducha no habrá mal olor que se aprecie en casa.

Ir al suplemento de Inmobiliaria

Etiquetas
Comentarios