Despliega el menú
Economía

En Aragón se crearán 14.000 empleos en dos años, según BBVA

En 2019 prevé que se consolide la desaceleración económica iniciada en 2017, con un aumento del PIB de solo un 2,4%, pero con buenas perspectivas por la caída del precio del petróleo y el retraso en la subida de tipos de interés.

Miguel Cardoso, economista de BBVA Research y Carlos Gorría, director Territorial Norte de BBVA y
Miguel Cardoso, economista de BBVA Research y Carlos Gorría, director Territorial Norte de BBVA y
Oliver Duch

La economía aragonesa crecerá este año, pero a menor ritmo, con una previsión de aumento del producto interior bruto (PIB) del 2,4%, dos décimas menos que la estimación del año pasado, según el servicio de estudios del BBVA. Esto supondrá la creación de 14.000 puestos de trabajo en dos años (un 1,2% más cada ejercicio pero dos décimas menos que el año pasado), porque la comunidad pese a que “consolida la tendencia a la desaceleración” presenta un “nivel de crecimiento sólido”, ha afirmado el economista de la entidad, Miguel Cardoso, durante la presentación en Zaragoza de las previsiones del banco junto a Carlos Gorría, director de la Territorial Norte de la entidad. El informe ‘Situación Aragón’ recoge que tras empezar a crecer en 2014, desde el primer trimestre de 2017 el crecimiento de la economía aragonesa ha ido perdiendo fuerza. Se ha pasado de aumentar el 3%-3,5% anual al 2,4% de este ejercicio y un 2% para 2020, este último igual que la media nacional.

Según el informe, en la segunda mitad de 2020 se alcanzarían los niveles de ocupación similares a los que había antes de la crisis, aunque con una tasa de paro dos puntos superior, alrededor del 9%. Actualmente el empleo se encuentra un 5% por debajo del nivel precrisis. Cardoso no ha descartado que pueda haber un porcentaje de paro estructural, con desempleados que tengan difícil su recolocación, y para los que ha pedido formación y políticas activas de empleo. Sus previsiones para este año son más pesimistas que las del Gobierno de Aragón, que espera un crecimiento de la economía del 2,7% este año.

Exportaciones y gasto de los hogares

Entre los factores que impulsan el crecimiento figura la caída del precio del petróleo y el retraso en la subida de tipos de interés. La primera aporta un 0,5% al crecimiento y ayudará a reducir costes a las empresas y mejorar su competitividad de cara a la exportación, en una economía abierta como la aragonesa. En el segundo caso, “la carga de los hogares se va a mantener relativamente más baja por más tiempo”. Y también se mantienen por encima de la media las inversiones de las compañías y la mejora del sector de la construcción. La economía seguirá liderada por la industria.

Del lado negativo, se agota la demanda embalsada de quienes habían retrasado sus compras durante la crisis con un menor gasto de los hogares. Además, afectará el menor crecimiento de las exportaciones “principalmente por la contribución negativa del automóvil” siguiendo la tendencia con los datos actuales de 2018, ha dicho Cardoso. Desde el Gobierno de Aragón se viene explicando que esas cifras deberán corregirse porque no se computaron correctamente los datos de PSA-Opel. También ha habido una peor evolución del turismo y todo ello en un entorno de “mayor incertidumbre” por la fragmentación parlamentaria en España y el conflicto de Cataluña.

Menor efecto de la subida del SMI

En cuanto a la repercusión del incremento del salario mínimo, Cardoso ha considerado que el efecto en la comunidad será “menor que en el conjunto de España, porque en Aragón pesan más los convenios colectivos”, que “normalmente están por encima de los 900 euros”. Mayor preocupación supone el envejecimiento de la población.Fuera de España, se mantienen los riesgos por las tensiones tras la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la incertidumbre política en Europa “ante un nuevo proceso electoral”.

Etiquetas
Comentarios