Despliega el menú
Economía

A por el coche eléctrico de hidrógeno

El grupo industrial aragonés Calvera crece apostando fuerte por un vector energético de futuro indudable.

Profesionales de más de una veintena de empresas visitaron las instalaciones de Calvera en Épila.
Profesionales de más de una veintena de empresas visitaron las instalaciones de Calvera en Épila.
Calvera

Visión. El grupo aragonés Calvera, fundado en 1954 y especializado en la integración de todos los procesos para la fabricación de los equipos de transporte y almacenamiento de gas comprimido a alta presión, que tiene plantas en Zaragoza (en el polígono Malpica) y en Épila, ve con claridad un futuro que pasa por el hidrógeno como un importante vector energético. En realidad lo sabe desde hace años, como ha demostrado participando en proyectos europeos y colaborando muy activamente con la Fundación del Hidrógeno en Aragón, creada en su día por Arturo Aliaga cuando era consejero de Industria y que sigue en la brecha con mucho reconocimiento internacional. Esta semana, la compañía zaragozana se ha confirmado como uno de los grandes impulsores en España de la creciente utilización del hidrógeno en la industria. Lo ha hecho como patrocinador principal del encuentro ‘Hydrogen & Fuel Cells Energy Summit’, un congreso celebrado en Madrid que incluyó antes la visita de más de 120 profesionales de una veintena larga de compañías que trabajan en estos ámbitos, entre ellas Gasunie, Honda, Total y Engie. Especialistas que pudieron conocer de primera mano recientes innovaciones y productos desarrollados por Calvera como los gasoductos virtuales para hidrógeno y biometano.

Automóviles. Asegura Rafael Calvera, director general de esta compañía aragonesa, que en la electrificación de los automóviles a la que estamos abocados el hidrógeno puede tener un papel protagonista. La afirmación no es nada baladí, teniendo en cuenta que aún hay gente que piensa que el coche eléctrico puede excluir la utilización de hidrógeno cuando no es así. Por ello quizás hay que realizar un ejercicio didáctico entre todos, incluidos los periodistas, recalcando que los vehículos que ya no sean de combustión interna porque funcionan con electricidad se pueden nutrir de una batería que puede ser de hidrógeno. Entonces podemos hablar, precisa Calvera, del coche eléctrico de hidrógeno, como circulan ya modelos de las marcas Toyota, Honda, Hyundai y Mercedes. El director general de esta empresa aragonesa está convencido de la idoneidad de promover más los vehículos eléctricos propulsados con batería (o pilas) de hidrógeno por muchas razones. Una de ellas es el peso de esas baterías (las eléctricas que se utilizan hoy y se fabrican fundamentalmente en Asia pesan 400 kilogramos) y otra sería que el hidrógeno es más amigable con el medio ambiente. Y si el problema del H2 es el almaceniamiento en ese ámbito trabajan empresas como Calvera para solucionarlo. En todo caso, y así quedó claro en el congreso en Madrid, la implantación del hidrógeno en la industria en general y en la movilidad en particular se ha acelerado en los últimos meses, particularmente en países como Holanda, Japón y Estados Unidos, en este último de modo muy especial en California.

La empresa. Calvera presentó en estos días a sus invitados un novedoso servicio de ‘leasing’ de transporte de gas. Una «auténtica primicia industrial en el sector», según la empresa, ya que permite a los productores de gas renovable llevar su combustible con transporte de la empresa aragonesa, incluyendo tráileres y unidades móviles de repostaje a clientes como proveedores de biometano, empresas de servicios energéticos e instalaciones energéticas. Con este y otros proyectos, la compañía crece a buen ritmo. 2018 lo cerró con una facturación de unos 10 millones de euros y unos 70 trabajadores, incrementando en un 30% los números de hace dos años. «Inviertiendo mucho en I+D», apunta finalmente Rafael Calvera.

Etiquetas
Comentarios