Despliega el menú
Economía

DKV, el Balneario de Ariño, Fundación Rey Ardid y Cris B, premios RSA 2018

En la ceremonia celebrada este martes, 585 sociedades han recibido el sello de Responsabilidad Social Aragonesa, mientras que 63 se han hecho con la distinción plus.

La jornada anual de RSA ha tenido lugar este martes en el Auditorio de Zaragoza.
La jornada anual de RSA ha tenido lugar este martes en el Auditorio de Zaragoza.
José Miguel Marco

El impacto positivo de una empresa en la comunidad o sus buenas prácticas a nivel interno son reconocidos desde hace tres años desde el Gobierno de Aragón. En esta ocasión, DKV, el Balneario de Ariño, la Fundación Rey Ardid y Cris B han sido los cuatro ganadores del Premio RSA 2018 en las categorías de gran empresa, pyme, entidad sin ánimo de lucro y autónoma, respectivamente. En la ceremonia, celebrada este martes en el Auditorio de Zaragoza, 585 sociedades han recibido el sello de Responsabilidad Social Aragonesa, mientras que 63 se han hecho con la distinción plus.

“Nos hemos convertido en una comunidad referente en responsabilidad social”, ha subrayado la consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, quien ha sido la encargada de hacer entrega de las distinciones. Ha recordado, además, que se ha cumplido ya el objetivo marcado junto a los agentes sociales para este año: lograr medio millar de empresas responsables socialmente que sirvieran como ejemplo para el resto. De cara a 2020, ha manifestado la esperanza del Ejecutivo de alcanzar las mil.

En esta jornada, se han entregado como novedad los sellos RSA+, que reconocen la labor de las 63 organizaciones que dan un paso más en cuatro aspectos fundamentales de la responsabilidad social: la conciliación de la vida laboral, personal y familiar, la igualdad, la implicación con el voluntariado corporativo y la promoción de la cultura. Esta distinción recalca "que todavía hay camino por recorrer, pero que la implicación de las empresas que lo consiguen es máxima”, ha explicado.

El Plan RSA se puso en marcha en noviembre de 2018: “Éramos conscientes de que un buen número de compañías aragonesas estaban llevando a cabo buenas prácticas en materia de responsabilidad social y cuanto pretendíamos era contagiar al resto del tejido empresarial, lograr una repercusión social en Aragón”, ha concluido.

Etiquetas
Comentarios