Despliega el menú
Economía

El número de accidentes en el campo aragonés se reduce, pero aumentan las víctimas mortales

UPA lanza Agripreven, un herramienta que incluye tecnología digital, para que los productores del sector agrario puedan mejorar su seguridad en las explotaciones.

El vuelco de tractores es uno de los factores principales de los accidentes mortales en el sector agrario.
El vuelco de tractores es uno de los factores principales de los accidentes mortales en el sector agrario.
Heraldo.es

Entre los meses de enero y septiembre de este año se produjeron en el sector agrario aragonés un total de 900 accidentes laborales. La cifra supone un descenso del 5% respecto a los 944 siniestros que se contabilizaron en este mismo periodo del pasado año, con lo que el índice de incidencia se redujo al 34%. Pero no es un dato tranquilizador, porque los accidentes mortales se han disparado hasta un 33% en la Comunidad durante los primeros nueve meses de 2018, en los que  cuatro agricultores perdieron la vida en su puesto de trabajo.

Aunque en Zaragoza y Huesca, la siniestralidad laboral en el campo se ha reducido un 8% y 9,85% respectivamente, fue precisamente en estas dos provincias en las que se produjeron los cuatro accidentes mortales. Mientras, en Teruel se contabilizan 133 accidentes entre enero y septiembre, lo que supone un incremento del 30%, respecto al mismo periodo del año anterior.

En el conjunto del país, el sector primario lidera, junto con la construcción y la industria manufacturera, las estadísticas de accidentes de trabajo que causan baja, con una incidencia de 5.381,5 accidentes por cada 100.000 trabajadores. Una cifra que además no ha dejado de crecer en la última década.

Estas cifras, recogidas por el Ministerio de Trabajo y el Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral, fueron expuestas este viernes por el secretario general de UPA en Aragón, José Manuel Roche, que recordó que continúa siendo complejo analizar las cifras de accidentes relacionados con maquinaria, ya que aquellos siniestros que se producen en caminos o carreteras no son considerados accidentes del sector agrario. Y son precisamente los accidentes en lugares de trabajo con maquinaria pesada, especialmente con tractor, lo más frecuentes, destacó el líder sindical.

Roche detalló que es esta preocupante situación la que ha llevado a la organización agraria a “avanzar en las propuestas relativas a la actividad preventiva en las explotaciones”. Para ello UPA exige la puesta en marcha de 11 medidas con las que pretende reducir, e incluso evitar, la siniestralidad en la agricultura. Dicho programa incluye una normativa específica que se adapte a la realidad desarrolle del sector agrario, así como la mejora de los planes de apoyo para la renovación de la maquinaria agrícola, introduciendo en el plan renove una línea de ayudas permanente. UPA defiende la puesta en marcha de una cartilla individual sanitaria y de riesgo que permita un adecuado seguimiento de la vida laboral del trabajador, de las repercusiones de ésta en su estado de salud, de las medidas de prevención y protección necesarias, y evitar la repetición innecesaria de pruebas médicas, así como el estudio, la adecuación y la mejora de los equipos y técnicas de aplicación de productos fitosanitarios, con respecto a la seguridad de los trabajadores.

Formación y sensibilización

La organización agraria considera que la mejora de la seguridad exige también el desarrollo de actividades de sensibilización-formación sobre los riesgos que supone la utilización de fitosanitarios, en especial entre los trabajadores temporales. Por eso, apuesta por el desarrollo de campañas informativas centradas en los distintos factores que contribuyen a la siniestralidad y por la elaboración y difusión de manuales de buenas prácticas en el manejo seguro de animales contemplando, además, los riesgos ergonómicos de los ganaderos.

En su propuesta, insta además a que las actuaciones de los servicios de prevención en el cumplimiento de sus cometidos preventivos sean vigiladas convenientemente, a fin de lograr una mejora en la calidad de sus servicios en el sector. Y apoya la puesta en marcha de Servicios de Prevención Mancomunados, constituidos a partir de las organizaciones profesionales Agrarias.

Pero UPA reconoce que los profesionales agrarios son los principales actores de la seguridad en el puesto de trabajo, así que en ellos ha pensado con el lanzamiento de un “programa innovador”, como lo calificó Roche, que con el nombre de Agripreven, quiere convertirse en una herramienta accesible para mejorar la seguridad en las propias explotaciones. Tanto a través de manuales y jornadas, como utilizando las nuevas tecnologías (con un portal web o con una aplicación móvil actualmente en desarrollo), la organización agraria ofrecerá al sector “el conocimiento necesario para prevenir riesgos en materia de trastornos musculoesqueléticos, enfermedades profesionales, manejo de maquinaria y seguridad vial, uso de productos químicos o en la prevención de factores de riesgo de carácter organizativo y psicosocial, entre otros”, señaló el secretario general de UPA.

Etiquetas
Comentarios