Despliega el menú
Economía

Unos 355.000 vehículos aragoneses se verán afectados por el “dieselazo”

En Aragón hay más de 600.000 automóviles circulando, y más de la mitad se mueven por gasóleo.

La producción de automóviles diésel da empleo al 9% de la población activa nacional.
La producción de automóviles diésel da empleo al 9% de la población activa nacional.
Guillermo Mestre

Más de 350.000 vehículos en Aragón van a verse afectados si el Gobierno de Pedro Sánchez apuesta por subir los impuestos al diésel. Esta medida entraría en vigor en cuanto se aprueben los presupuestos de 2019, como han confirmado desde el propio Gobierno. La subida, según se ha calculado, será de tres o cuatro céntimos por litro, por lo que llenar un depósito de 60 litros costará hasta 2,40 euros más.

Ahora mismo, según los datos oficiales de la DGT, es el carburante más necesitado en la Comunidad. Los automóviles de gasolina, evidentemente, se encuentran en segundo lugar, con más de 250.000. Hay unos 730 que se mueven con Gas Licuado de Petróleo (GLP), 240 eléctricos, 55 de Gas Natural Comprimido (GNC), 12 que necesitan biodiésel, tres de etanol y uno de hidrógeno. Además, 38 utilizan otro tipo de combustible y hay tres que no se especifica su funcionamiento.

Según los datos actuales, aproximadamente 13 millones de vehículos de particulares se verían afectados. En este momento, los coches que necesitan diésel para funcionar representan alrededor del 60% del número total del parque automovilístico. Eso sí, según ha asegurado la ministra Montero, “se va a descartar que afecte a quienes utilizan el transporte como medio fundamental de trabajo, haciendo referencia a “los transportistas profesionales, a los taxistas y a todos aquellos que utilizan los kilómetros como forma de ganarse la vida”.

Combustible Aragón

Las diferentes asociaciones de fabricantes y concesionarios, se muestran muy descontentos con las posibles medidas adoptadas. De hecho, se unieron los grupos más representantivos de este sector para mostrar públicamente su rechazo a esta medida a través de un escrito. Incluso, aseguraron que el diésel no es más contaminante que la gasolina. “Es más eficiente y cuenta con menores emisiones de CO2”, aseguraron en la carta.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) también se ha pronunciado en ese sentido. Son conscientes de que tradicionalmente estos vehículos emitían más partículas, pero a día de hoy "la generalización de los filtros de partículas en los diésel y los nuevos motores de gasolina de baja cilindrada, han hecho que estén casi igualados". Este hecho implica que no se muestren en contra de equiparar los carburantes "siempre y cuando esta equiparación se aplique a la baja o que la recaudación extra que se consiga se utilice para subvencionar la compra de nuevos coches más ecológicos y el achatarramiento de los más antiguos". Ahora bien, también se han mostrado contrarios a "la persecución que desde el Gobierno y desde algunos ayuntamientos se está llevando a cabo contra los vehículos con motores diésel".

Desde el propio Gobierno, Montero ha tratado de explicar esta medida como “la aportación y el granito de arena para que nuestros nietos y biznietos puedan disfrutar de una planeta verde”. Y aunque han insistido en que es una medida “disuasoria”, lo cierto es que el tributo estará en unos 38 euros cada mil litros.

Otros sectores siguen utilizando el diésel y todavía se desconoce cómo podría afectar esta medida. Además de los automóviles, que utilizan gasóleo A, también es necesario el gasoil tanto en maquinaria agrícola o embarcaciones, aunque sería gasóleo B. El gasóleo C se utiliza en las calderas y equipos de producción de calor.

Etiquetas
Comentarios