Economía

Un cartel en el comercio para que el cliente sepa cuánto tiene que pagar por una bolsa de plástico

Cepyme lanza una campaña para que pequeñas y medianas empresas y autónomos informen a los consumidores de la nueva normativa que reduce el uso de estos productos.

Un hombre lleva la compra realizada en un supermercado en bolsas de plástico de un solo uso que ahora hay que pagar
Un hombre lleva la compra realizada en un supermercado en bolsas de plástico de un solo uso que ahora hay que pagar
EFE

La reciente entrada en vigor de la nueva normativa sobre el consumo de bolsas de plástico tiene alborotados a consumidores y comercios, que se ven obligados a explicar constantemente por qué ahora hay que cobrar estos productos que antes recibían sin coste alguno y cuál es el precio dependiendo de la bolsa que proporciona el establecimiento.

Para hacer más llevadera esta tarea, la organización empresarial Cepyme Aragón ha puesto en marcha una campaña informativa que pone a disposición de pequeñas y medianas empresas y autónomos un cartel explicativo en el que detalla el contenido del real decreto sobre reducción del consumo de este artículo. Y, como no podía ser de otra manera, el cartel recuerda precisamente el objeto sobre el que informa, una bolsa de plástico.

Como recuerda la organización empresarial, dicho cartel, que debe estar expuesto en un lugar visible, informe de que está prohibida la entrega gratuita a los consumidores de bolsas de plástico en los puntos de venta de bienes o productos, a excepción de las bolsas de plástico muy ligeras y de las bolsas de plástico con espesor igual o superior a 50 micras con un porcentaje igual o mayor al 70% de plástico reciclado. Eso sí, traslada al consumidor que el establecimiento cuenta con documentación proporcionada por el fabricante que acredita dicho porcentaje.

En esta cartelería el consumidor comprobará que dichos precios están escritos sobre unos recuadros porque es función del comerciante establecer cúanto va a cobrar, aunque Cepyme recuerda que el real decreto establece unos precios orientativos y obliga además a que estos estén expuesto en un lugar visible para el consumidor.

El real decreto recoge que a partir del 1 de julio de 2018 se prohíbe definitivamente la entrega gratuita a los consumidores de bolsas de plástico, a excepción de las muy ligeras (de menos de 15 micras) y las gruesas (de espesor igual o superior a 50 micras) con un porcentaje de al menos el 70% de plástico reciclado. Y establece además que a partir del 1 de enero de 2020 se prohibirá la venta de bolsas de plástico fragmentable (con aditivos que facilitan que se rompan), y que un año después sólo se permitirá la venta de bolsas de plástico totalmente reciclable.

Etiquetas
Comentarios