Despliega el menú
Economía

Heraldo Saludable

Tres consejerías se coordinan para un mayor control de la Cadena Alimentaria

Cada año se realizan 33.000  inspecciones en los 20.000 establecimientos alimentarios que hay en la región.

Los consejeros Celaya, Olona y Broto durante la firma del nuevo Plan de Control de la Cadena Alimentaria de Aragón.
Los consejeros Celaya, Olona y Broto durante la firma del nuevo Plan de Control de la Cadena Alimentaria de Aragón.
dga

Proteger la salud humana, la seguridad alimentaria, los intereses socioeconómicos de los consumidores, la sanidad animal y vegetal y el bienestar animal son los objetivos que persigue el nuevo Plan Autonómico de Control de la Cadena Alimentaria en Aragón 2017-2020 firmado este viernes por la mañana por los consejeros de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Ciudadanía y Derechos Sociales y Sanidad, Joaquín Olona, María Victoria Broto y Sebastián Celaya, respectivamente.

Un documento coordinado entre los tres departamentos y es ahí donde radica su principal novedad. “Más allá de los aspectos técnicos, destacaría la profundización que se ha hecho en la coordinación de las tres consejerías implicadas. No es una cuestión de un departamento sino una política del Gobierno de Aragón dirigida a los consumidores aragoneses y de fuera de la Comunidad porque nuestros productos van destinados más allá de la región”, ha resaltado Olona, que ha añadido que Aragón siempre ha sido “muy exigente” en el control alimentario “y los agricultores, ganaderos, fabricantes y comerciantes han demostrado ser muy responsables”.

En el mismo sentido se ha expresado Celaya, para quien trabajar de forma transversal conduce “a medidas de éxito dentro de un gobierno”. El consejero de Sanidad ha explicado que cada año se hacen 33.000 inspección en los 20.000 establecimientos alimentarios que hay en la región, “lo que supone un control muy importante”. Asimismo, se ha referido al servicio de vigilancia y de guardia con el que se cuenta para actuar inmediatamente. “Salud Pública tiene unos veterinarios que están de guardia todos los días y ante cualquier incidencia rápidamente se ponen en macha las alertas y se logra paralizar el problema”, ha añadido.

A lo largo de 2016 (último año del que se tienen estadísticas cerradas), las irregularidades detectadas por Salud Pública dieron lugar a la imposición de más de 1.300 sanciones y 31 suspensiones de actividad, entre otras medidas.

El consejero Olona también ha apuntado que el nuevo plan no solo es una herramienta “fundamental” para garantizar la seguridad alimentaria sino también para garantizar a los consumidores “que cuando compran un producto están comprando exactamente lo que quieren y obedece a las especificaciones que en la etiqueta pone”.

Por su parte, María Victoria Broto ha subrayado que lo importante es que los consumidores “confíen en nuestros productos”. “Desde la Dirección General de Consumo se garantiza la vigilancia a través de las inspecciones en el etiquetado para que este sea correcto, responda a las características de ese producto y a su peso real”, ha indicado. Además, ha hecho hincapié en que con la suma de las tres consejerías lo que hacen es ofrecer a las personas “que nuestros productos son de calidad”. “Además en un sector de tanta importancia como el agroalimentario, del que nos sentimos muy orgullosos y que tiene mucha importancia en la economía aragonesa”, ha afirmado.

En la presentación del nuevo Plan Autónomico de Control de la Cadena Alimentaria también ha participado el catedrático de Patología Animal de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, que ha subrayado que Aragón es una comunidad que destaca “en el control alimentario”. “Aquí procuramos hacer las cosas en serio y los resultados ahí están”.

Badiola, miembro de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, también ha apuntado que el riesgo alimentario está “donde menos te lo esperas” y “no es fácil saber” de dónde puede venir. “Vivimos en un mundo global y con constantes cambios. Hemos descubierto nuevas biotoxinas marítimas, la contaminación ambiental algunas veces da problemas y los cambios climáticos son muy relevantes porque una parte importante de patógenos son vehiculados por mosquitos o garrapatas y siempre es un factor de riesgo”, ha añadido.

Etiquetas
Comentarios